El corazón de Julio sigue en forma

  • El primer cantante español internacional desmiente desde Siria que esté débil de salud y que la suspensión de un recital en Rusia se debió "a problemas técnicos" y no a una "dolencia cardíaca"

Julio Iglesias desde Oriente Medio asegura que está pletórico de salud y que en agosto completará sin problemas la gira por España, en la que incluye Gerona, Benidorm, Tenerife y el día 19, la localidad gaditana de El Puerto de Santa María. Con más de un centenar de conciertos a la vista hasta la próxima primavera, Julio insiste en su excelente estado físico y creativo.

Desde Siria, país donde está ofreciendo varios recitales, el cantante desmintió con fuerza los rumores acerca de su estado de salud, de los años que se le echan encima (65 años cumplirá en septiembre), y explicó que se encuentra "muy bien". Iglesias aseveró que la suspensión de su concierto el pasado 25 de junio en la ciudad rusa de Yekaterimburgo se debió estrictamente a motivos técnicos.

"Estaba en el concierto en Rusia y hubo un problema técnico. Así que después de la primera canción decidí dejar de cantar porque nadie podía escucharme", fue la versión dada por Julio Iglesias en una rueda de prensa ofrecida en Damasco, la capital siria, entre la gran expectación creada.

Además de salir al paso de los rumores que le habían atribuido supuestos problemas cardíacos, tal como se lanzó en la información surgida de aquel concierto anulado, Julio Iglesias enfatizó que está muy feliz en el plano familiar, junto a su esposa Miranda y las pequeñas. Mantiene además una relación muy estrecha con todos sus vástagos, eludiendo celos antiguos.

Julio actuaba anoche en el anfiteatro romano de Bosra, con una gran afluencia de público. Más de 3.000 personas, que era el aforo del recinto, iban a llenar el monumento. "Evidentemente es bonito actuar en un sitio histórico, que ha contemplado a muchas generaciones, pero cuando cierro los ojos y canto, no me importa dónde estoy. Lo más importante para mí es hacer llegar mi mensaje a las almas de quienes me escuchan", argumentó Julio en su vertiente lírica.

"He ganado muchos premios, pero el mayor de todos ellos es poder cantar en todo el mundo, de Finlandia a China", expresaba Julio en Damasco. Después de este recital en Siria, el intérprete español actuará en Rumanía. La presente gira internacional concluirá en marzo del próximo año en Australia.

Para congraciarse con el público sirio, relató a los periodistas que el instante más bello de su vida fue el momento en que nació. "Mi padre era ginecólogo y mi madre me dijo que él le había ayudado a darme a luz. Él se puso muy contento al verme", evocaba con emoción sobre su fallecido padre. Julio intenta en este verano recuperar fieles y encontrar nuevos espectadores.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios