Eduardo Trías. Director del Festival de Cine Iberoamericano

"Tendremos que dejar de contar con la Casa Colón si el dinero no alcanza"

  • La 38º edición del certamen, superviviente y de transición, renunciará a invitados, salas y actos sin descuidar su calidad

La 38 edición del Festival de Cine Iberoamericano parece salvada. De transición, la cita promete no mermar en cuanto a calidad aunque sí lo hará en cuanto a tamaño, duración, número de salas, invitados y repercusión mediática. A poco más de dos meses para su celebración (del 19 al 24 de noviembre), aún está en el aire -y no por gusto- la continuidad de un espacio tan emblemático como la Casa Colón. Todo dependerá de los números. Entre encajes de bolillos, Eduardo Trías, el director del encuentro, explica que no es fácil minorar un acontecimiento como este sin estar inquieto. Porque la eliminación de un elemento supone la supresión de otro y ahora los objetivos pasan por maximizar la rentabilidad del dinero, estar al corriente de los pagos y garantizar que las cosas se hagan correctamente para tener el festival que se pueda hacer. Una propuesta que, en todo caso, será honesta porque, según Trías, ahí reside la clave del prestigio que la cita cultural se ha labrado en estos años.

-El presupuesto ha pasado de un millón de euros a 418.000. ¿En qué se traduce esta reducción?

-La dimensión cultural se verá resentida porque habrá menos contenido, aunque espero que la salvemos por la calidad y utilidad de los proyectos, y que demos noticia del cine que se hace en Latinoamérica. Como acontecimiento profesional, el festival también se va a ver muy mermado por la reducción del número de invitados. Esta será una de las partidas que más se resienta. Los invitados son caros porque vienen de muy lejos y los premios Ciudad de Huelva siempre vienen acompañados de una serie de amigos que arropan la entrega del galardón. Estamos estudiando si podemos tener uno o ningún premio Ciudad de Huelva. Como consecuencia de todo, la dimensión mediática también se verá afectada.

-Junto a las secciones de cine infantil y juvenil, que se mantendrán, a nivel profesional el foro de coproducción audiovisual es uno de los pilares esenciales de la cita. ¿Se verá muy tocado?

-Es un grupo de gente que nos envía proyectos susceptibles de ser coproducidos por compradores, distribuidores u otros productores. Nos han presentado 166 proyectos. Normalmente entre 25 y 35 iniciativas componían esta iniciativa y a lo mejor este año se resiente el número de proyectos pero esperamos que todos sean de calidad.

-¿Habrá menos salas?

-Hay un bucle que lo cierra todo: el público, en tanto en cuanto hay gente muy interesada en nuestro festival, amigos del certamen que vienen a ver las películas. Este año podrán tener ocasión de ver buen cine pero seguramente haya menos salas de exhibición. Yo prefiero pocas salas completas que más salas a medio llenar.

-Entonces, ¿se mantienen las proyecciones en Aqualon?

-En principio sí, pero aún estamos viendo todas las posibilidades. Hay dos lugares confirmados: las Cocheras del Puerto y el Gran Teatro.

-¿La Casa Colón no está confirmada para esta edición?

-Tenemos el problema de que no contamos con equipación técnica ahora mismo, no tenemos sonido ni proyector y estamos viendo si podemos solucionarlo. En el Gran Teatro, donde proyectamos la sección oficial, sí tenemos. Si una de las cosas que tenemos que salvar es el palmarés y si tenemos que elegir entre estos dos espacios porque el dinero no llega, la sección oficial está en el Gran Teatro y por ello hay que solucionar la presencia allí sí o sí. En un momento dado, no por nuestro gusto, podríamos prescindir de la Casa Colón. No porque queramos, sino porque sencillamente a lo mejor no podemos tener este espacio.

-Pero es uno de los grandes símbolos del festival.

-Sí, sobre todo su patio, que es un lugar en el que se percibe la vidilla del festival y se realizan las entrevistas. Pero para las proyecciones es más símbolo el Gran Teatro.

-¿Usted se ha apretado el cinturón?

-Si, concretamente más de un doce por ciento. Se ha pactado así al renovar mi contrato por dos años.

-Patrocinadores importantes como Cepsa se han ido. ¿Cuáles siguen con el festival y cómo afecta la marcha de los que ya no están?

-De cabeza no lo sé pero siguen la Autoridad Portuaria, Atlantic Copper, Aguas de Huelva, Hipercor o Cajasol. Huelva Información también colabora con el festival. La marcha de patrocinadores afecta en un sentido práctico -se pierde ese dinero- y en otro sentido que incluso es más grave: la pérdida de credibilidad. El patrocinio no es baladí, sino que responde a que una empresa encuentre interesante unir su nombre al nuestro y a que haya una responsabilidad civil. Culturalmente el festival es el que más prestigio revierte a Huelva, hasta el punto de que hay territorios en España (ni bajo tortura diré quiénes, cuándo y dónde) que están atentos a ocupar el lugar de Huelva.

-¿Es objeto de deseo?

-Totalmente, y está verbalizado.

-¿Qué provincia anda detrás?

-No diré nada y además no quiero decir que estén actuando activamente o que nos estén poniendo zancadillas. No se alegrarían de que nos lleváramos un batacazo. Digo que les encantaría coger esta loseta si la desocupáramos.

-¿Qué le diría a un parado de La Orden que, incapaz de pagar su hipoteca, no entiende que en la capital haya fiestas y algún que otro catering con motivo del festival?

-Un parado de La Orden, si está interesado en participar en un acontecimiento como el festival, no tendría problema alguno. Te puedo asegurar que personas interesadas en el cine iberoamericano de esta ciudad que no tienen medios para ir al cine entran y ven las películas. Por otra parte, con los cócteles se puede dar una paradoja: puede que no tengamos dinero para banderolas, el catálogo y las cosas que tengamos que pagar nosotros, pero que un día tengamos un cóctel fantástico de gambas porque seguramente no las paguemos nosotros, sino una firma que encuentra interesante unir su servicio al festival. Un parado o un multimillonario que viva en el barrio más exclusivo de Huelva no debe ver sólo del festival lo que le pueda resultar chocante. Al rico le puede resultar chocante esas películas que no le interesan para nada y al pobre esos cócteles, pero lo que ambos tienen que ver es que esto es riqueza para la ciudad, patrimonio de la ciudad.

-¿Es necesario viajar a Cannes teniendo en cuenta la situación económica del festival?

-Ese es un argumento recurrente. Si uno tiene que reducir la presencia del festival de Huelva debe ceñirse a los puntos calientes de este negocio y Cannes no puede saltarse porque si no estás, no existes. Es el gran mercado mundial. Porque yo voy al mercado, no voy al festival. Y me lo paso bien, claro, pero trabajo. Huelva no tiene suficiente presupuesto como para que yo me permita el lujo de perder el tiempo viendo películas allí. Yo hago networking, hago relaciones públicas por la mañana, por la tarde y por la noche. Hay sitios que dan muestra de nuestra posición actual, como Venecia, Berlín, Cannes, Guadalajara (México) o Venta Sur (Buenos Aires) porque son puntos de encuentro. Perder presencia se paga a la hora de mandar películas y ser reconocido. Si no vas, no existes.

-¿La subida del IVA cultural afectará al certamen?

-Nosotros, al ser fundación, no nos lo podemos deducir, con lo cual es un cargo que pasa a gasto. Es un doble problema.

-¿Habrá descuentos para parados, jóvenes o jubilados?

-Aún no sabemos qué vamos a hacer con el tema de los abonos pero para el festival no es un capítulo importante los ingresos de taquilla. La gratuidad o no de un festival tiene que ver con un sentido de la ordenación, con el aforo y con que la puerta esté cerrada, a pesar de que puedas irte si una película no te gusta. Además, parece que en la sociedad española lo gratuito no se valora. Pero el precio de dos o tres euros para poder ver una película, que es lo cuesta una caña con un amigo, no creo que sea lo que eche para atrás a alguien a la hora de ir al festival. En todo caso, siempre damos todo tipo de facilidades para los abonos, y regalamos entradas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios