La ceguera del amor

CineBox Aqualón Puerto Huelva y El Condado Cinemas 7 . - Título original: 'I love you Phillip Morris. - Producción: Estados Unidos, 2009. - Duración: 100 minutos. - Dirección: Glenn Ficarra y John Requa. - Guión: Glenn Ficarra y John Requa basado en el libro de Steve McVicker. - Fotografía: Xavier Pérez Grobet. - Música: Nick Urata. - Montaje: Thomas J. Nordberg. - Intérpretes: Jim Carrey, Ewan McGregor, Leslie Mann, Rodrigo Santoro.

A los directores de esta película los reconocemos sólo como guionistas de Como perros y gatos que recordamos como una pelea de canes y felinos en una comedia familiar realmente original y bien resuelta técnicamente, y Bad Santa (2003). Aquí vuelven al género con un tema polémico que ya ha originado controversias en su país de origen. Se trata de una adaptación de la novela del periodista de investigación Steve McVicker, basada en hechos reales. A pesar de la buena acogida que ha recibido de muchos críticos a su paso por los festivales de Sundance y Cannes, en Estados Unidos los distribuidores han ido demorando su exhibición. El tema gay, a pesar de la legalización de los matrimonios homosexuales en California, sigue siendo para una mayoría de estadounidenses un tema tabú.

El asunto empieza cuando Steven Russell, un dilecto organista de la iglesia de su localidad, miembro del cuerpo de la policía local, y felizmente casado con Debbie, a quien nada ha de reprochársele como padre de familia, sufre un accidente automovilístico y a consecuencia de ello, descubre que es gay. A partir de ahí su vida sufre un cambio notable, incurriendo en estafas y fraudes diversos para costearse tan desequilibrada existencia, acabando en la cárcel. Allí inicia una relación sentimental con otro interno, un muchacho sensible, Phillip Morris. Todo su empeño será liberar a su nuevo compañero de la prisión y vivir juntos una experiencia distinta. Para conseguirlo intentará una estafa inconcebible.

Phillip Morris, te quiero que como tal se ha ganado ya el título de "película maldita" para bien o para mal, puede presentar para muchos el aura del morbo a modo de atractivo. Pero se engañarán los que busquen una exaltación de la homosexualidad por parte de sus realizadores, porque no hay nada de eso y de lo que se ocupa es de la inclinación del amor cuando éste se pone una venda en los ojos y nada le hace cambiar, sobre todo cuando se tienen problemas de identidad. El film tiene ese tono sarcástico, ácido, amargo, complicado, convulso, pero de todo punto divertido. Por otra parte nada es aparente para quienes busquen en Jim Carrey muchas de las cosas por las que se ha hecho famoso.

No estamos ante la habitual salida del armario, si bien la transformación es un capítulo regocijante de la película, en la que esa conjunción sentimental entre los protagonistas, Jim Carrey y Ewan McGregor, que son dos buenos intérpretes, adoptan el talante y la química para proporcionar los registros adecuados para que los personajes se luzcan, compongan el capítulo más positivo de la historia y la película se vea más favorecida. De esta guisa, diríamos, que estamos más cerca de la clásica comedia de enredos con su mala uva y su afán transgresor o de subversión de los valores habituales. Lo cual se articula con una hábil jugosidad en la que los intérpretes tienen la convicción que puede discutírsele a cuanto ocurre en torno a ellos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios