Dos en la carretera: Berrio y Lôbison emprenden gira

Rafael Berrio ha vivido, al menos, tres revoluciones musicales en su San Sebastián natal. Aunque a tenor de cómo se han desarrollado los acontecimientos desde los años ochenta hasta hoy, y haciendo un poco de sociología del rock, más bien debiéramos decir "sobrevivir". Estuvo en aquella fractal e inabarcable nueva ola española, donde la figura de Poch era el referente vasco por excelencia. También en los años noventa, a la sombra del noise-pop, el donosti sound y todas las hordas de veinteañeros que tan bien plasmaron en vinilo buena parte de la emoción que embargaba a sus homólogos británicos. Es en la segunda década de este nuevo siglo cuando Berrio (muertas ya todas las etiquetas) hace sabedor de su propuesta en solitario a todos aquellos que, hasta entonces, lo habían seguido casi entre bambalinas. Primero en discos como Diarios, con su chocante y extremo lirismo clásico (La alegría de vivir al frente), y más tarde con Paradoja, uno de los discos más trepidantes de 2015, considerado mejor álbum nacional del año según la revista Ruta 66. En ese su último trabajo, el intérprete es capaz de congeniar su poesía negativista y viva de los confusos tiempos que corren (a la manera que lo hacen Lapido o los Lagartija) con ese seductor uso de las virtudes instrumentales de músicos reunidos para la ocasión. El repertorio lo forman algunos títulos tan significativos como Cambios a Mansalva y Decadencia, lanzados a la palestra generacional con enorme sentido casi loureediano e inevitable pasión post-Velvet ("todo lo he visto, de todo me acuerdo..."), electricidad alternativa renovada y, referencias sonoras a los movimientos anteriormente expuestos, que sirven de argamasa vehicular a sus, a menudo, proclamas de megáfono y claxon en ristre. Reseñable es Contra la Lógica, con su homenaje final al Utopía de Benalup Casas Viejas.

Su rostro áspero de cincuentón en forma, se asoma a menudo en directo con el de Lõbison, a quien ya dedicamos en su día espacio en estas páginas, y con quien vuelve en formato de solista por nuestra provincia, en una gira que les lleva a Lepe el viernes 11 (Santiamén), Isla Canela el sábado 12 (Haragará), Huelva capital el lunes 14 (La 13 Dadá Trouch Gallery) (esta fecha con el onubense Fernando Bazán) e Isla Cristina el viernes 18 (La Capitana).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios