Sergio dalma

"Mis canciones son de amor, pero desde la óptica de un tipo de 43 años"

  • El artista recaló en la Casa Colón y entusiasmó al público onubense.

Comentarios 4

Josep Sergi Capdevila, el cantante de Sabadell más conocido como Sergio Dalma, ha irrumpido de nuevo en el mundo de la música por todo lo alto, con un nuevo trabajo y con un single, 'A buena hora', que permanece en lo más alto de las listas de éxito por segunda semana consecutiva.

-Álbum nuevo, vida nueva. ¿Cómo definiría este trabajo?

-Sí (ríe). Diría que es un disco, a diferencia de los anteriores, más minimalista, más intimista, alejándonos un poco de aquella producción orquestada. Quería que sonara con menos instrumentos, dando más protagonismo a la voz. La esencia sigue siendo la misma, porque las canciones hablan de amor y desamor, pero por supuesto desde la óptica de un tipo de 43 años. Por lo tanto, es distinto. Hay canciones de este disco que a lo mejor no hubieran tenido sentido cuando empecé mi carrera y viceversa.

-Es más maduro, ¿no?

-Por supuesto, uno siempre intenta que el último disco sea más maduro.

-Siempre hay una primera vez para todo y ésta ha sido la única (hasta ahora) que ha grabado uno de sus trabajos en Estados Unidos.

-He grabado allí por pretender ese sonido en alguien que nos gustaba, como es Sebastian Krys, y él estaba en Miami. Pero vamos, que si hubiera estado en Japón, lo hubiéramos hecho igual. Buscábamos contundencia en el sonido y la hemos encontrado.

-¿Está contento con el resultado?

-Sí, sobre todo porque lo que teníamos en la cabeza lo hemos sabido plasmar y no siempre ocurre. Y encima la respuesta de la gente ha sido buena.

-Ha vuelto a versionar canciones, ahora el 'Maravillosa criatura' de Gianna Nannini, ¿por qué esta canción?

-Lo vengo haciendo en varios discos y siempre resulta complicado, sobre todo cuando son canciones populares como ésta que ha sonado tanto en el spot de televisión, pero es un reto el llevarla a mi terreno y que suene a mi estilo. Me pareció una canción muy apta para que yo la interpretara y creo que además se ha convertido en una de las favoritas del público.

-Dos años ha permanecido en absoluto silencio.

-Siempre he intentado que, entre el fin de la gira de un disco y el siguiente, lo más lógico es descansar un poco, desconectar para tener luego la cabeza fría y tener de nuevo capacidad para hacer un nuevo trabajo. Cuando uno no es autor, compone poco, tiene que rodearse de gente que le haga temas a medida y necesita ese espacio de tiempo.

-Tras doce discos como bagaje y una intensísima carrera artística, ¿mantiene uno la ilusión por la música de siempre o los sentimientos van cambiando?

-Qué va, me sigo emocionando y disfrutando de este trabajo que tanto me gusta. Siempre bebo de una serie de fuentes nuevas, me rodeo de autores jóvenes que dan un aire nuevo a mi carrera y eso ayuda a que nada sea monótono.

-Hay gente que suele caer en ese estupor de la rutina.

-Yo no soy de esos, porque entiendo que mi música va evolucionando como yo. Por ejemplo, nunca he pretendido sacar otro éxito como 'Bailar pegados' porque pienso que cada disco es un camino, una etapa más y siempre me planteo que lo que he hecho anteriormente no vale, vale lo que voy a hacer ahora, y quizá esa mentalidad es lo que me ha llevado a vender una cifra alta de discos.

-Desde aquel 'Bailar pegados' tan famosísimo, ¿qué se mantiene intacto en Sergio Dalma?

-La ilusión, el nerviosismo, la emoción, la vocación por este trabajo. Pensaba que con los años estaría más relajado y tranquilo y me pasa al contrario, cada vez estoy más nervioso. Tal vez por la responsabilidad, que pesa cada vez más (risas).

-Entonces, le siguen temblando las piernas cuando sube a un escenario.

-Puff, muchísimo, como un flan. Siempre he sido muy exigente conmigo mismo, pero es verdad que una vez que te reencuentras con la gente te sientes feliz y tu objetivo es que la gente también se sienta así.

-Regresa a Huelva después de muchos años.

-Hace mucho que estuve de promoción y de conciertos y, oye, saber que el primer concierto de esta gira en Andalucía será en Huelva... Siempre a uno le anima mucho volver a la ciudad y disfrutar con el público, que siempre ha sido muy cariñoso conmigo.

-¿Qué espera de este público?

-Espero que la gente lo pase bien, fundamentalmente. Cuando hacemos un concierto, lo pasamos tan bien en el escenario que ese entusiasmo queremos contagiarlo a la gente. Lo que deseo es que esta noche la gente sea partícipe y se sienta muy protagonista del show.

-Habrá de todo y para todos.

-Sí, porque el show se basa en este último disco sin dejar de repasar esas canciones que han sido muy importantes en mi carrera y espero que también en el día a día del público.

-Tal como está el patio ahora, con el famoso 'Chiki-chiki' incluido, ¿volvería a ir a Eurovisión?

-Fue una experiencia irrepetible y quiero quedarme con ese sabor de boca que tuve al participar en un país como Italia y la repercusión que tuvo para mi carrera: sería irrepetible. Si voy otra vez, no sé si lo haré mejor o peor, así que prefiero quedarme con el recuerdo que tengo. Todo va cambiando y el festival de Eurovisión es un evento que ha cambiado mucho, no tiene la trascendencia que tenía antes y ahora se basa mucho más en el espectáculo. Viendo lo que llevan otros países, no creo que vayamos tan desencaminados con el 'Chiki-chiki', ¿eh?.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios