"La canción 'Abracadabra' es una loa contra la violencia de género"

  • "Una canción no puede parar un tanque, pero sí partirle el alma al guerrero que lo conduce", afirma · Le encantaría colaborar con Alejandro Sanz y Luis Miguel

Miguel Sáez (5 de octubre de 1975, San Fernando, Cádiz) visitó la sede de Huelva Información para presentarnos su nuevo trabajo, el noveno de su carrera, que aparece con el nombre de Contrarreloj, en el que aparece su tema estrella (Abracadabra), un canto para que desaparezcan los malos tratos, el hambre, la pobreza y cualquier tipo de injusticias.

- ¿Cómo inicias tu carrera?

- Llevo la música muy pegada a mí desde muy niño, porque mi madre canturreaba flamenquito y mi padre componía algunas comparsas. Quizá por eso en mi caso se han unido las dos cosas: la música y la composición de las letras. Comencé a cantar muy pronto, a los 9 años, y a los 16 compuse mi primera canción. Un amigo se gastó 200.000 pesetas para que yo pudiera grabar unas maquetas, pero la figura más importante en mi vida musical fue 'El Joaqui', un señor que también descubrió a Maíta Vende Ca, Niña Pastori y Yolanda Ramos, quien sin ánimo de lucro me metió en mi primera compañía discografica, Orus, ya ha desaparecida, con la que edité mi primer disco a los 22 años. La verdad es que da un poco de vértigo ver el paso del tiempo. Por el primer concierto, en la primera verbena de mi barrio, me pagaron con un trofeo. Y ahora van por la número 25...

- ¿Cómo ha sido tu evolución musical?

- La base principal de mi música es la música latina y, aunque he ido cambiando estilos, siempre he vuelto a ese origen con fusiones de flamenco. En una parte de mi carrera, en 2006, hice algo de reggaeton, que sigue siendo latino pero un poco más underground, y me proporcionó 165 conciertos en tres meses. Con mi octavo trabajo volví a mis raíces latinas fusionadas con flamenco y canciones como Saber de tí y Si me lo pidieras llegaron al número uno de las listas nacionales.

- ¿Quién es tu referente musical con el que te gustaría compartir algún trabajo?

- Mis ídolos son Alejandro Sanz y Luis Miguel y, desde luego, me entusiasmaría poder colaborar con ellos en alguna canción. Alejandro es un lápiz andante por su manera de componer y por su manera de interpretar parece que tiene un corazón dentro de la cuerdas vocales. Luis Miguel por su técnica y su elegancia cantando. Creo que si le pegaran una paliza mientras canta no desafina.

- ¿Cómo sueles encontrar la inspiración para tus letras?

- Paseando, charlando con alguien, se me ocurre una melodía y la grabo en el móvil que siempre lo tengo a mano y luego le doy forma con alguna letra que tenga experiencia propia. Hay veces que la canción me viene completa y eso quiere decir que es un éxito seguro.

- ¿Cuáles son las principales características de Contrarreloj?

- Es un disco cargado de fusión flamenco-pop, con temas muy frescos, como Ni pena ni gloria o Abro las Puertas, hasta baladas a piano y voz como El calor de tus manos, sin perder nunca los matices latinos. Tiene diez cortes y una versión, con colaboraciones de La Húngara, Decai y Lamorena, acompñañante habitual de El Maqui, que precisamente es de Huelva. Olvídate de ella ha sido el primer single para las emisoras de radio y en muchos sitios ha lllegado a número uno. El segundo tema y segundo single es Abracadabra que es el que está sonando ahora en todas las emisoras. Su letra viene a decir que si cualquiera de nosotros fuésemos magos y con un 'abracadabra' pudiésemos cambiar tantas cosas malas de este mundo, como el maltrato a la mujer, como el hambre de los niños, como las absurdas guerras y las distintas clases sociales y económicas que hay en la vida, lo haría. Con un 'abracadabra' le quitaría un poco a unos y le daría un poco a otros para que todos pudiésemos vivir con las minímas condiciones que necesita un ser humano. La verdad es que cuando acabas de escuchar el disco parece que te falta algo, que quieres más...

- ¿Eres un 'Robin Hood' de la música?

- No me considero un Robin Hood de la música pero si con esta canción lograse cambiar la forma de pensar a algún desalmado, me daría por satisfecho. Como escuché decir a Alejandro Sanz, una canción no puede parar un tanque, pero le puede partir el alma al guerrero que lo conduce. Miguel Sáez, décimo de diez hermanos (creo que todos tienen condiciones para la música pero no se dedican profesionalmente a ella), sigue recordando su primera experiencia, cuando mi madre le ponía un pantalón vaquero y saltaba en la cama mientras decía "quiero ser cantante". Ahora han llegado a su vida dos importantes cambios: ha tenido mellizos (Izan y Marko) y ha encontrado en David Camacho, de Diagonal Producciones, el manager que precisaba para dar el salto a una gran compañía discográfica, como es Wagner Music, editora de este noveno disco que está llamado a convertirse en un completo éxito.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios