La banda sonora de la enseñanza

  • Isla Cristina convoca el sábado a los seis conservatorios de la provincia, cuatro de Sevilla y uno del Algarve para un singular certamen

  • Más de 300 jóvenes participan en el evento

El director del conservatorio, Vicente Sanchís, Rubén González; el diputado territorial de la Costa, Salvador Gómez; el concejal de Cultura isleño, Francisco González, y la de Educación, Lola Martín, con los carteles del certamen, durante la presentación de ayer en la Diputación de Huelva. El director del conservatorio, Vicente Sanchís, Rubén González; el diputado territorial de la Costa, Salvador Gómez; el concejal de Cultura isleño, Francisco González, y la de Educación, Lola Martín, con los carteles del certamen, durante la presentación de ayer en la Diputación de Huelva.

El director del conservatorio, Vicente Sanchís, Rubén González; el diputado territorial de la Costa, Salvador Gómez; el concejal de Cultura isleño, Francisco González, y la de Educación, Lola Martín, con los carteles del certamen, durante la presentación de ayer en la Diputación de Huelva. / josué correa

Nada mejor que la música que sale en las películas, la que se integra de forma más rápida y duradera en la cultura popular, para motivar a los alumnos de los conservatorios y citarse en una jornada de convivencia en la que muestren sus conocimientos. Lo de menos es el carácter competitivo del encuentro, aunque también eso es un acicate para los estudiantes de una disciplina que obliga a muchas horas de dedicación con el instrumento.

A todos ellos ha consagrado Isla Cristina un peculiar certamen de música que ahora llega a su séptima edición: el Concurso Internacional de Bandas Sonoras. Más de 300 niños se esperan el sábado en la localidad isleña para tomar parte en este encuentro, por primera vez internacional, con la invitación cursada este año a los centros de la vecina región del Algarve portugués y a la que ha respondido con interés el conservatorio de Olhao.

Junto a esta novedosa presencia lusa, la de otros cuatro centros de la provincia de Sevilla: los de Cazalla de la Sierra y Dos Hermanas, y, en la capital, los de Cristóbal Morales y Francisco Guerrero. Y mejor aún, todos, los cinco, con que cuenta la provincia onubense: Nerva, Valverde del Camino, Trigueros, Bollullos Par del Condado, Huelva capital y, claro, el Conservatorio Elemental de Música Vicente Sanchís, de Isla Cristina, que organiza el evento.

"Este concurso nació con el espíritu de ser una actividad por y para los jóvenes músicos. Para que sus enseñanzas no se queden en las aulas. Para que tengan la oportunidad de actuar en un teatro con público y puedan mostrar su evolución", explicó ayer en su presentación el director del centro isleño, Rubén González.

Por esa labor de promoción y de estímulo para los alumnos de los conservatorios, tiene un especial valor esta cita. También como punto de encuentro y convivencia para compartir experiencias, también entre los profesores y sus métodos.

La concejal de Educación del Ayuntamiento isleño, Lola Martín, destacó ayer algo en esta idea: "Los libros enseñan muchas cosas pero si lo que se intenta transmitir no pasa por el corazón, seguro que no logra el objetivo marcado".

Lo decía por la dedicación también del profesorado, considerada clave en proyectos como éste. Y por lo que suponen también como añadido a la oferta lectiva habitual cada cursos en estos centros de enseñanza musical.

La jornada comenzará el sábado a las 9:00. Hay programadas 51 actuaciones de 302 jóvenes músicos participantes. Se reparten en tres modalidades: solistas, sólo acompañados por música grabada o por un profesor con un instrumento adicional; grupo de cámara, con un máximo de diez componentes, sin director; y las agrupaciones musicales, en este caso con más de diez componentes y posibilidad de director, en la modalidad más vistosa por la versatilidad que permite.

De ellas, también modalidades diferentes por el nivel de enseñanza de los participantes. Por un lado los de primer ciclo, que sólo participan en las categorías solistas y grupos de cámara, y por otro los de segundo ciclo.

Los concursantes optan a 23 premios (diez para solistas, ocho para grupos de cámara y cinco para agrupaciones), entre los que se encuentran los de mejor escenografía, "porque también cuenta la puesta en escena de los músicos, además de su interpretación", y los de actuación, "un compedio de ambos aspectos" que debe ser tenido en cuenta en todo momento por los aprendices de músico.

Entre los repertorios elegidos por los participantes inscritos habrá música de todo tipo, "no sólo de películas de cine, también de series de televisión y de otras producciones audiovisuales, como anuncios, que serán reconocibles por todos", avanzaba ayer el director del conservatorio isleño, Rubén González.

Y no, no faltará la música de John Williams para la saga de La guerra de las galaxias, un clásico obligado en este tipo de encuentros, ni tampoco la que compuso para los distintos títulos de Harry Potter. Habrá referencias a otro gran clásico de la música de cine, Bernard Herrmann y sus composiciones para las películas de Alfred Hitchcock, y también clásicos populares más recientes como el musical Grease.

Todos se han involucrado para que sea un éxito. Los profesores destacan la participación de los padres de alumnos, y los ediles isleños, la de los profesores del conservatorio local.

Tanto Lola Martín como el concejal de Cultura, Francisco González, destacaron el lleno registrado en el Horacio Noguera en las ediciones precedentes. "No hay mayor satisfacción que una jornada como ésta, reuniendo a niños y a padres, ayudando a desarrollar una sensibilidad especial por la música y la cultura". Y con entrada gratuita, recordaron, que también hay mucho en la actividad de promoción entre el gran público.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios