La animación que no cesa

Venimos escribiendo desde hace mucho tiempo sobre ese empeño de infantilización que Hollywood viene manteniendo desde hace algún tiempo con intereses exclusivamente taquilleros. Y así los proyectos más inmediatos han estado dedicados al mundo de la animación en 3D. Como de costumbre en estas fechas terminales del año se dispone ya de la llegada masiva a las salas cinematográficas de películas de dibujos animados en tres dimensiones, antes de decidirse por producciones con seres de carne y hueso. No cabe duda de que la aplicación y desarrollo de nuevos sistemas digitales han contribuido al abaratamiento de la realización de largometrajes en 3 D.

Y es que la introducción de técnicas de grabación estereoscópica ha impulsado a los grandes estudios cinematográficos norteamericanos a apostar por argumentos que propicien este tipo de películas, que suponen un nuevo atractivo especialmente para los espectadores más jóvenes o aquellos otros que necesitan de esta clase de "novedades" para sentirse atraídos hacia las salas y tratar así de recuperar a ese público que cada día escasea más en ellas.

Una de las productoras pioneras en esta nueva estrategia para captación de nuevos espectadores ha sido la poderosa Dream Works en este género cinematográfico, cuyo más definitivo propósito se ha empeñado en realizar desde el pasado 2009 todas sus películas de animación exclusivamente en tres dimensiones. Como se recordará para ello lanzó como título puntero Monsters vs. Aliens ese mismo año. Una historia de mutantes recluidos por los humanos en un lugar secreto, que se estreno en España el mes de abril de 2010.

Las tres dimensiones, como es sabido, no es un sistema nada nuevo, ya que esta técnica de proyección se estrenó en los años cincuenta del siglo pasado, para todo tipo de géneros pero especialmente en los de carácter histórico, aventuras y ciencia ficción. El sistema fue abandonándose poco a poco hasta desaparecer. En años posteriores ha vuelto algunas veces pero sin que haya llegado a imponerse. Las nuevas tecnologías han permitido mejorar sensiblemente el sistema lo cual facilita una sensación muy realista al espectador y que éste perciba las imágenes como si estuviera en medio de ellas.

Ante la posibilidad de ofrecer estas innovaciones como novedad de poderosos atractivos para los espectadores, ahora remisos a ir a los cines, muchos de ellos disponen ya en sus propios hogares de grandes pantallas y sistemas de sonido muy sofisticados, con lo cual no se molestan en dirigirse a una sala de proyección con los problemas que plantean, además, algunos desplazamientos, tráfico, aparcamientos, precios elevados, etc. y prefieren quedarse en sus casas.

Tratando de recuperar a esos espectadores Hollywood ha seguido presentando esta estrategia tridimensional que ya tiene una batería de títulos para estas jornadas prenavideñas y navideñas en nuestras salas como El gato con botas, Happy Feet 2, Arthur Christmas: Operación Regalo, Alvin y las ardillas a los que seguirán El rey León, el film realizado en 1994, que fue el más taquillero, ahora en 3D y por dos semanas, y Copito de nieve, para regocijo de los más pequeños espectadores en estos días vacacionales. Es el cine de animación que no cesa y que resulta muy taquillero.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios