Zanjas en el corazón de la Alhambra

  • Las obras de rehabilitación del sistema hidráulico del Patio de los Leones supone el comienzo de la cuenta atrás para el regreso de las estatuillas que fueron retiradas en 2007 para su restauración

Las obras del Metro de Granada no han llegado a la Alhambra pese a la imagen que ofrece el Patio de los Leones. Con la tercera fase del proyecto de rehabilitación del circuito hidráulico a punto de concluir, el emblemático espacio aparece con el suelo levantado, un gran andamio, vallas, una mampara de madera que protege la taza de la fuente y la inconfundible cinta que rodea cualquier obra. "Estamos llevando a cabo una serie de trabajos preliminares para ver en qué condiciones estaba el circuito hidráulico que nos ha llegado a nuestros días para poder abordar la renovación de la fuente", explica Francisco Lamolda, arquitecto de la Alhambra y jefe del servicio de conservación encargado de devolver la sonrisa a los leones que se encuentran en proceso de restauración tras su retirada definitiva a mediados de 2007.

En pocos días se procederá a la renovación de las canalizaciones como paso previo al retorno de los leones a su hábitat natural. "No se ha encontrado nada nuevo durante este proceso porque todo el patio está muy bien documentado, son tareas de mucha precisión, de verificar que los trazados de las canalizaciones están donde deberían estar", continúa el arquitecto, que destaca el "cuidado" con el que están llevando a cabo los trabajos para interferir lo menos posible en las visitas. Sin embargo, algunos guías turísticos han expresado a este diario su malestar por coincidir al mismo tiempo las actuaciones en los leones y su fuente, tejados de la Sala de los Reyes, pinturas de la Sala de los Reyes, mirador de Lindaraja, azulejos de Dos Hermanas y la retirada de maderas deterioradas del lado Sur... "Hemos llegado a ver siete obreros trabajando a la vez dentro del Palacio", explican los guías, que opinan que las obras tendrían que haberse desarrollado en invierno, cuando el flujo de visitantes es menor, y de manera más escalonada. A este respecto, desde el Patronato de la Alhambra insisten en que, pese a las "pequeñas molestias" que pueden originar las actuaciones en la Alhambra, los trabajos se llevan a cabo con el "máximo respeto" hacia los visitantes.

En cuanto al nuevo sistema hidráulico que será instalado cuando termine esta tercera fase, significará que los leones volverán a expulsar agua. Cuando los técnicos descubrieron que el agua que corre por el patio es muy perniciosa para los leones por la cantidad de impurezas que contienen se resolvió, además, que en el futuro se tratará químicamente con un sistema especial de reciclado, con lo que los conductos internos de los leones no se verán perjudicados.

Una de las sorpresas arrojadas por los trabajos de restauración es la peculiaridad del león número 10, mucho más rico que el resto desde el punto de vista decorativo y ornamental. Este león tiene en la cabeza una serie de huellas como lágrimas, un símbolo similar a una pequeña voluta invertida y una especie de bigote rizado en el rostro.

Una de las hipótesis del proceso de restauración es que uno de los leones pudo ejercer de prototipo, aunque también es posible que una pieza que no ha llegado a conservarse fuera el modelo. También se plantea la hipótesis de que varios escultores participaran en la elaboración de las piezas, que fueron esculpidas en un taller. Hasta el momento existía la creencia generalizada de que los leones eran iguales o como mucho similares dos a dos, pero el estudio del león número 4, el primero que se sometió al proceso, ya apuntó a la posibilidad de un distinto tallaje de cada de una de las piezas.

En definitiva, la vuelta de los leones está más cerca una vez comiencen los trabajos de canalización. Mientras tanto, el patio se muestra en consonancia con el resto de la ciudad, con agujeros, zanjas, montículos de arena y un traqueteo de máquinas taladrando el suelo que acompañó a los visitantes la semana pasada. "En la siguiente fase del proyecto se repondrá el empedrado tal y como nos ha llegado hasta ahora", concluye Francisco Lamolda, que recalca que "el agua y la arquitectura forman una unidad en el Patio de los Leones y eso es lo que tratamos de recuperar". Hasta ese momento, la Alhambra apuntala su historia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios