Crítica cine

Vuelven los ovnis

La cuarta fase. CineBox Aqualon Puerto Huelva y El Condado Cinemas 7.- T.O.: 'The fourth kind'.- Producción: Estados Unidos, 2009.- Duración: 98 minutos.- Dirección: Olatunde Osunsanmi.- Guión: Olatunde Osunsanmi basado en un argumento de Olatunde Osunsanmi y Terry Lee Robbins.- Fotografía: Lorenzo Senatore.- Música: Atli Örvasson.- Montaje: Paul J. Covington.- Intérpretes: Milla Jovovich, Will Patton, Corey Johnson, Elias Koteas, Enzo Cilenti, Hakeen Kae-Kazim, Eric Loren, Daphne Alexander

Hay una historia recurrente en torno a los ovnis -objetos volantes no identificados, platillos volantes para nosotros-, que el cine alumbra de vez en cuando, asistiendo por un lado a la verosimilitud que invocan muchos adeptos a la ufología, que yo particularmente respeto, y siguiendo una secuela que se remonta a muchos años atrás con especial incidencia en la cinematografía. Si últimamente esa secuencia no se manifiesta tan frecuentemente, nada pueda extrañarnos que directores tan novedosos como Olatunde Osunsanmi, cuyo primer largometraje como director fue Pesadilla en la caverna (2005), en principio lanzada como WithIN, película de terror cuyo guión era también suyo, y que fue nominada al Mejor Director, en el Festival de Terror de Chicago, emprenda ahora una producción que se sitúa entre la ciencia-ficción y el terror. Pero la labor de Olatunde Osunsanmi, aunque joven, es extensa en distintas funciones de la realización: el guión, el montaje, la ayudantía de dirección y la dirección de cortometrajes de éxito.

Así las cosas nos situamos en esta fase a la que, según la teoría que se nos aclara en el film, se llega tras la primera, cuando se avista un ovni; la segunda cuando se establecen las evidencias o pruebas, la tercera cuando se produce el contacto con extraterrestre y por fin la cuarta y última cuando se origina la abducción. Así en el mes de octubre del año 2000, cuando los pacientes de la terapeuta Abbey Tyler, sometidos a hipnosis, registran actitudes que sugieren encuentros con seres no humanos, todos mantenían que antes de dormir avistaban una lechuza que les observaba fijamente desde el exterior a través de la ventana. Despertaban completamente paralizados, percibiendo sonidos terroríficos y sufrían violentas crisis que terminaban con gritos enloquecidos. Los recuerdos posteriores se perdían en una noche de total olvido.

Olatunde Osunsanmi, que aparece en diversos pasajes de la película entrevistando a la supuesta auténtica doctora Abigail Abbey Tyler, ha reconstruido estos hechos ocurridos con una dramatización de los acontecimientos que se produjeron hace algo más de nueve años en dos poblaciones de Alaska, basándose en vídeos grabados a finales del año 2000, donde todas las personas afectadas registraban el mismo comportamiento y que la psicóloga terminó atribuyendo a una abducción. Habría que invocar, como hacíamos hace poco con respecto a La herencia Valdemar (2009), a Herbert Phillips Lovecraft, remontándonos a sus relatos de inspiración ufológica y al mismísimo Whitley Strieber y sus famosas narraciones terroríficas, prodigando esa paranoia tan turgente siempre sobre el miedo a lo desconocido, que es siempre el peor de los pavores y alarmas del ser humano.

En esa mezcla de terror y ciencia ficción se combinan hábilmente, a veces con excesiva premiosidad y artificio, ambigüedad y efectos, en ocasiones excesivamente teatrales, no cabe duda de que el realizador consigue ciertos impactos perturbadores en el espectador, que, tal vez por prodigarse demasiado, va perdiendo su intensidad, a la vez que el público empieza a ofuscarse en torno a lo que puede ser real y puede ser ficticio. Es la lógica confusión ante estos inquietantes y aleatorios planteamientos. Buenas actuaciones de la protagonista Milla Jovovich, cuyo rostro es el más adecuado para este tipo de historias, secundada con acierto por Elias Koteas y Bill Paxton. En suma un sobrecogedor relato sobre abducciones, ideal para amantes de la ufología y alienígenas que, acertadamente, en esta película no tienen imagen.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios