Vuelven los muertos vivientes

CineBox Aqualon Puerto Huelva.- T.O.: "Zombieland".- Producción: Estados Unidos, 2009.- Duración: 88 minutos.- Dirección: Ruben Fleischer. - Guión: Rhett Reese y Paul Wernick. - Fotografía: Michael Bonvillain. - Música: David Sardy. - Montaje: Peter Amundson y Alan Baumgarten. - Intérpretes: Woody Harrelson, Jesse Eisenberg, Emma Stone, Abigail Breslin, Bill Murray, Amber Heard, Mike White.

Aunque destaquen en la referencia de este género la famosa película de George A. Romero, La noche de los muertos vivientes (1968), que diez años después hiciera Zombie (1978) y repitiera el tema en El día de los muertos (1985), en ninguno de los últimos casos con el éxito y el impacto del primero, el antecedente de este tipo de cine se remonta a 1932, cuando se estrenara en Broadway Zombie, película de Kenneth Webb, versión libre de la novela de W.B. Seabrook The magic island, sobre sus experiencias de hechicería en Haití.

Como precedentes más inmediatos de la película que hoy nos ocupa, en su versión caricaturesca y desenfadada, podríamos apuntar Tu madre se ha comido a mi perro, Braindead (1992), del neozelandés Peter Jackson y en una línea más ortodoxa Amanecerde los muertos (2004), de Zack Snyder, que tuvo su secuela y Zombies party (2004), de Edgar Wright. Es curioso que ahora Ruben Fleischer en su primer largometraje se ocupe de este tema tan peculiar.

Pero si todo vuelve en el cine, como han vuelto los ninjas o retorna el terror una y otra vez, ¿por qué no habrían de volver los muertos vivientes? Y así tenemos a Columbus, un joven, víctima del miedo, que trata de librarse de la horda de zombies que están acabando con los seres vivos. Intenta regresar a su pueblo natal para interesarse por la situación de sus padres. Se empeña en seguir una numerosa serie de reglas para enfrentarse a estos macabros asesinos. En su penoso trayecto coincidirá con Tallahasse, un experto en la eliminación de zombies.

Tal como Ruben Fleischer ha concebido su película donde el humor negro -nunca más oportuno-, entre parodia del género y un estilo gore bien articulado, se impone junto a una puesta en escena de un tono violento inconfundible y de escasa credibilidad en sus formas, en general presenta ciertos reparos para determinados públicos a quienes el horror a cualquier precio puede herir su sensibilidad. Abundan las secuencias de acción que se conjugan con pasajes donde ese humor, a veces macabro y sangriento, se hace inevitable. Esto parece captar bastante el favor de los espectadores, quizás por ello, aunque no consiguiera ningún galardón de otro tipo, si logró en el pasado Festival de Cine Fantástico y de Terror de Sitges el Gran Premio del público.

Además en el film abundan los diálogos chispeantes y hasta los chistes que suscitan la carcajada del espectador. Todo ello a pesar de la evidente falta de entidad del guión. En el aspecto interpretativo brillan los mejores atractivos de Bienvenidos a Zombieland, ya que tanto Woody Harrelson, veterano actor que ya ha demostrado sus valores expresivos en muchas películas, como el joven Jesse Eisenberg, a quien también podemos admirar en Adventureland (2009), aún en cartel, acompañados por Abigail Breslin, más crecidita que en su inolvidable Pequeña Miss Sunshine (2006) y Emma Stone, a quien recordamos de Supersalidos (2007), sin olvidar el estupendo cameo de Bill Murray, consiguen elevar la consideración de una película de horror y humor para divertir a todos los públicos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios