Victorio y LucchinoRenacer más allá de la leyenda

José Luis y José Víctor, esto es, Victorio y Lucchino, vuelven a ponerse tan nerviosos hoy como hace más de dos décadas, cuando irrumpieron con fuerza en el mundo de la moda. Es lo que los profesionales llaman "el peso de la responsabilidad" que, conforme transcurre el tiempo, aumenta de forma proporcional a la popularidad obtenida. Así, a más fama, más intranquilidad, más inseguridad, y más deseos de gustar de nuevo también.

En esa tesitura andaban nuestros diseñadores "estrella" durante la segunda jornada de Gaudí Novias, hasta donde llevaron unas impecables propuestas entre las que destacaba un suavizado tono champán como hilo conductor. Eso, en cuanto al color, porque en lo que se refiere a los cortes y tejidos, habría mucho más que decir. Por ejemplo, cómo los andaluces confirmaron la doble tendencia de apostar por ciertos modelos que coqueteaban con el barroquismo a través de una imagen basada en amplios cuellos y anchas mangas abullonadas propias de una mujer valiente y atrevida, por un lado, o de, en general, patrones sencillos con algún detalle que los diferencie y potencie ese alma que, cuando la prenda tiene vida, hace resplandecer todavía más a su propietaria. Por esa razón, para aquellas otras de espíritu delicado, un amplio catálogo con sobreposición de telas -una como base y otra transparente por encima-, túnicas muy en la línea de la moda de los dorados años 20, escotes en V o palabras de honor y algunas revisiones tanto de los característicos volantes de estos internacionales sevillanos como de otras creaciones de sus talleres a las que se dotaron, por ejemplo, de artesanales motivos florales confeccionados en base a una elaborada combinación de tiras circulares. Eso por no olvidar la recuperación de unos finísimos encajes que aportaban un señorial carácter a cada pieza.

Cabe destacar de igual forma, la perfecta costura de este trabajo para cuya puesta en escena, se pidieron los derechos de la película "Legend", protagonizada por Tom Cruise, que convirtió su mundo de personajes de cuento en el arrope idóneo con el que abrazar ese universo onírico entre la realidad y la fantasía, entre la historia y leyenda, que nace durante la celebración de una boda.

Las novias de Victorio y Lucchino, tal y como nos tienen acostumbrados, terminan siendo esas damas, elegantes y femeninas, conquistadas en el altar por sus correspondientes "príncipes azules". Y colorín, colorado...

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios