El onubense Vicente León triunfa en Madrid con 'Tartufo' de Molière

  • El intérprete realiza un doble papel en la versión que se representa en el Centro Cultural de la Villa

El actor y director onubense Vicente León vuelve a triunfar en Madrid con un doble papel en la nueva versión del Tartufo de Molière, adaptado por Pedro Víllora. La obra actualiza la hipocresía y la farsa que sin ninguna moral utilizan algunos personajillos embaucadores para apoderarse de bienes ajenos. No es extraño que el nombre elegido para esta versión sea Tartufo, el impostor, lo que nos lleva sin remedio a tener presente tantos tartufos actuales. Y eso está ahora mismo en la cartelera madrileña del Centro Cultural de la Villa.

Cuando el actor onubense sale al escenario lo llena de tal manera que su personaje focaliza la atención atrapando al espectador que se mete de pleno en una trama que arrebata y pide más. Hacer de mujer no es fácil, y menos de Madame Pernelle, pero Vicente León le da tal fuerza que puede decirse que ya toda la obra queda condicionada por esta primera aparición. Su transformación en minutos en Orgón, el hijo de Madame Pernell, hace convenir al espectador que está ante un gran actor, en lo mejor de su carrera artística.

"Para mí ha supuesto un gran esfuerzo tener que estar en el escenario durante gran parte de la obra con dos personajes tan diferentes y exigentes, pero eso hace que esté muy orgulloso de interpretarlos, en lo que considero que es un regalo que me ha hecho el Teatro tras haber estado tantos años como director".

Vicente León viene de interpretar durante el pasado verano otro personaje, en la obra Los desvaríos del veraneo, del mismo director, José Gómez-Friha, quien se ha arriesgado produciendo también esta obra con su compañía Venezia Teatro. Y añade su presencia con un doble papel en la obra shakesperiana Sueño de una noche de verano, con la que ha estado en varios escenarios españoles, habiéndose hecho habitual el actor en la exigente cartelera teatral madrileña, dando muestras de su enorme versatilidad con tan diversos papeles.

Vicente León, ganador del Premio Max de la Crítica en 2007, cuando estaba más dedicado a la creación y dirección, se centra ahora en su faceta de actor, "aunque no renuncio a volver a dirigir, pero es cierto que me encuentro cómodo y satisfecho con esta orientación que le he dado a mi carrera teatral. En estos momentos lo que más me apetece es profundizar en la actuación. Tartufo es para mí todo un regalo", comenta el onubense a Huelva Información, nada más terminar su actuación.

Lo cierto es que en el escenario hay un duelo de grandes actores. La aparición de Rubén Ochandiano como Tartufo, hace que el discurso moral impregne las tablas profundizando en la falsedad e hipocresía de los personajes sin escrúpulos que todos tenemos en mente. Orgón (Vicente León) le recrimina, "¡Eres un Impostor!" y Tartufo (Rubén Ochandiano) le contesta, "¡No!, soy un hombre de nuestro tiempo". Mas verdad imposible, porque Tartufo es la historia de un desahucio tras engañar un vagabundo, con mentiras y farsas, a una familia adinerada cuyo cabeza de familia queda ciego a la realidad ante las lisonjas y peloteo de un hábil embaucador que aparenta lo que no es. Y aunque Tartufo se escribió en el siglo XVII (1664), está de plena actualidad, lo que le permite al adaptador introducir algunos guiños modernos, como la presencia de móviles o tablets, sin que la obra pierda la esencia original. El elenco de actores lo completan, con una gran actuación colectiva, Marián Aguilera, Nüll García, Esther Isla e Ignacio Jiménez, quienes dan su punto de comicidad a toda una tragedia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios