Verónica Lario se prepara para un divorcio difícil

La todavía esposa del Primer Ministro italiano está demostrando en cada un de sus intervenciones ser una mujer fuerte y valiente, que no le tiene miedo al hombre más poderoso de su país, su propio marido, que lleva haciendo y deshaciendo a su antojo todo cuanto quiere por el mero hecho de ser el representante supremo de todos los ciudadanos italianos.

Lario tenía pruebas más que suficientes para separarse de Berlusconi y por eso llevaban un tiempo viviendo en casas separadas, sin embargo acudían juntos a los actos públicos para preservar su imagen de pareja feliz. El aguante de Lario se ha ido diluyendo después de las varias salidas de tono de su marido. Primero se mostró en contra de la intención de su marido de incluir a bellas jóvenes en las listas de su partido que apenas tenían cualificación para el cargo y basándose exclusivamente en su físico, más el escándalo de Noemi Letizia, la menor que supuestamente habría conocido Silvio Berlusconi y con quien habría pasado unos días en su residencia de Cerdeña, lo que desató la furia de Lario quien entonces anunció su divorcio. Y por si fuera poco en lo que lleva de año, el diaro El País destapa la clase de fiesta que suele celebrar el Primer Ministro en Cerdeña, que además han sido prohibidas en su país. Verónica ha anunciado que se prepara para un divorcio difícil y por eso ha contratado a la abogada que llevó el caso de Eluana, la joven cuya familia solicitó la eutanasia y que provocó un enorme debate político y social en Italia. Lario considera que bastante ha callado ya "he asistido en silencio, sin reaccionar mediáticamente, al brutal desprestigio de mi persona, de mi dignidad y de mi historia conyugal".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios