¡Vaya 'tostón' de Navidad!

  • La localidad de Beas ha organizado una serie de jornadas gastronómicas en torno al belén viviente l hoy comemos migas El grupo scout Helios inauguró con tostones estas actividades que continúan hoy con el Día de las Migas. 12 horas.

La Pascua no es sólo turrones, mantecados o castañas asadas. A veces la Navidad también es un tostón, pero con aceite de oliva, ajo y sardinas, como manda la tradición onubense. Y no debe ser una receta muy inapropiada para estas fechas cuando en Beas el grupo scout Helios ha repetido este menú para recaudar fondos en los alrededores del Belén Viviente.

Cientos de tostadas con aceite y ajo, más de treinta kilos sardinas asadas y vino blanco integraron el menú que sirvieron los jóvenes y el comité de padres en una carpa situada junto al recinto navideño, en el que también se han ubicado otras asociaciones para recaudar fondos. El menú tradicional satisfizo el paladar de los mayores, mientras que los más jóvenes optaron por lomos y hamburguesas, otro clásico, pero éstos durante todo el año y para los adolescentes.

La rifa de un portalito o la venta de artículos decorativos navideños hechos a base de fieltro, botes de cristal reciclado o cáscara de nuez eran otros de los reclamos de los scouts, que con los fondos recaudados organizarán un campamento navideño entre el 27 y el 29 de este mes en la pedanía beasina de Navahermosa.

Un total de 48 chicos de entre 8 y 16 años componen este grupo, que también organizan campamentos en verano o actividades culturales y de ocio durante todo el año. Empresas y cooperativas de la localidad colaboraron en su tostón para que el gasto de la materia prima fuera menor.

Hasta las siete de la tarde se prolongaron los postres de la jornada que, por cierto, fueron tarta de queso, flan y arroz con leche, todos artesanos. Y es que las celebraciones gastronómicas son uno de los pilares de las actividades paralelas al Belén Viviente organizadas por asociaciones y hermandades locales. El potaje, la paella campera o las tradicionales migas serán los siguientes protagonistas de estas citas culinarias a las puertas de belén.

Un belén que se presenta como una muestra costumbrista de la Navidad albergando, en sus más de 2.400 metros cuadrados de superficie, todo un museo etnográfico vivo y didáctico, en el que además de observar las típicas escenas bíblicas, el visitante puede conocer al detalle los rasgos tradicionales de la cultura andaluza y onubense.

Tanto es así, que la organización de esta muestra ya tramita con la Junta de Andalucía la declaración de esta estampa navideña como Bien de Interés Cultural de carácter no permanente.

El lagar, la tahona del pan, la zapatería, la taberna, el talabartero, el trabajo de la mina o del puerto son sólo algunas de las escenas costumbristas a las que dan vida en torno a cuarenta niños y niñas de la localidad. Gallinas, patos, burros, palomas, vacas, cerdos, ovejas o perdices añaden, si cabe, más vida a este Belén, en el que el visitante se sumerge a través de un retorcido entramado de pasillos y galerías, oyendo todo el rato el murmullo del agua de la cascada que surte al enorme lago central.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios