Valor de superación

CineBox Aqualon Puerto Huelva.- T.O.: '127 hours'.- Producción: Estados Unidos, 2010.- Duración: 94 minutos.- Dirección: Danny Boyle.- Guión: Danny Boyle y Simon Beaufoy basado en el libro 'Between a rock and a hard place', de Aron Ralston.- Fotografía: Anthony Dod Mantle y Enrique Chediak.- Música: A. R. Rahman.- Montaje: Jon Harris.- Intérpretes: James Franco, Amber Tamblyn, Kate Mara, Clémence Poésy, Kate Burton, Lilly Kaplan

Ésta es una película de la que se ha hablado mucho, especialmente por sus numerosas nominaciones y los premios logrados, más los que se le auguran. A grandes rasgos recordemos: 6 nominaciones a los Globos de Oro, 2 premios; 4 nominaciones a los Critics' Choice Awards, otras 4 a los Screen Actors Guild Adwards, 7 nominaciones a los Oscar, más otros diversos galardones. Personalmente opino que estas historias de supervivencia, de base real, tienen una peculiar incidencia en la actualidad y atraen a muchos espectadores, ya que es, por otra parte, de gran efecto impactante para los amantes de las situaciones límite.

Estamos ante una de esas historias basadas en hechos reales protagonizada por el temerario alpinista Aron Ralston, que encarna un actor emergente, James Franco. En una de esas escaladas el desprendimiento de una piedra, precipita a ésta sobre su brazo dejándole gravemente herido y atrapado en la hendidura de un cañón rocoso aislado en el desierto de Utah. Durante esta evidencia desesperada que se mantiene a lo largo de cinco días, Aron repasa toda su existencia y acaba resolviendo que puede sobrevivir a tan dramática emergencia gracias a los medios con que cuenta y a su propio esfuerzo y sacrificio.

Volvemos con esta película y con las circunstancias que vive el protagonista, a ese cine habitual en Danny Boyle. Recordemos desde sus primeras películas Tumba abierta (1994) o Tainspotting (1996) -una de las más celebradas- hasta las últimas 28 horas después (2007) y Slumdog millonaire (2009), ganadora del Globo de Oro y el Oscar como mejor director y mejor película. Con el uso de la videocámara y una planificación muy minuciosa y estudiada, el espectador puede seguir con todo detalle la evolución de esta penosa y trágica circunstancia.

Quizás la mayor habilidad del realizador resida en esa minuciosidad del relato, evitando que una misma situación que se prolonga a lo largo del tiempo pese en el espectador y acabe aburriéndole. En el uso de elementos para conseguirlo recurre a concesiones que a veces resultan un tanto grotescas y hasta risibles. Puede que la intención sea buena pero los resultados ni estética ni éticamente lo son tanto. Con todo ello cuenta con un buen guión, que es uno de los mejores valores del film, y una música muy convincente de A. R. Rahman. El esfuerzo personal de James Franco es considerable, lo que redunda en una actuación muy valiosa en su ya progresiva carrera artística.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios