Bienal de flamenco

Tomatito estrena su homenaje a Camarón

  • El guitarrista almeriense, tocaor durante casi 20 de José Monge, presenta hoy en el Maestranza 'Luz de guía (El destello etereno)'

Hay ausencias que lo son menos si no se asumen como tales. Eso, al menos, es lo que siente José Fernández Torres Tomatito (Almería, 1958) tras la muerte de Camarón, hace ya más de 18 años. "Siempre lo tengo en mente, él es quien me guía; estuve 20 años con él y sigue siendo muy especial para mí porque es quien me sigue llevando por el buen camino", resume el guitarrista almeriense sobre la influencia que en su carrera, su arte y su vida ejercicio el de la Isla. "Siendo un niño de 15 años", Tomatito tuvo la suerte de que José Monge se fijara en él y juntos formaron el tándem perfecto de entendimiento entre el cante y el toque. Tras la muerte del legendario cantaor, según el programa de mano del espectáculo, Tomatito se ha convertido en el solista de máxima referencia en el ámbito de la guitarra flamenca.

No en vano, el espectáculo que el tocaor estrena hoy, a las 20:30, en el Teatro de la Maestranza, con la producción de Gas Natural, se titula Luz de guía (El destello eterno), en recuerdo del genio de la Isla. Un recital en el que Tomatito realizará una retrospectiva que le llevará a rescatar piezas incluidas en sus trabajos discográficos: de su primer álbum Rosas del amor (1987) al reciente Sonanta Suite (2010), que incluye las alegrías Luz de guía, o piezas del trabajo que grabó junto al pianista dominicano Michel Camilo, así como temas inéditos que ilustrarán, dijo, "la capacidad del flamenco para fusionarse con todos los estilos". Y aunque no concretó los temas sí reveló los músicos que le acompañan en su regreso a la Bienal, en la que no tocaba desde 2004. Tomatito se acompañará de la percusión de Lucky Losada y Moisés Santiago, el bajo de Maca, el baile de José Maya y el cante de Simón Román y Juanito de Íllora.

Junto a su grupo visitará el teatro del Paseo Colón, el más importante coliseo lírico del sur de España sin complejo alguno. El flamenco "está a la altura del Maestranza y del Carnegie Hall de Nueva York" y recordó que "cuando Albéniz o Falla iban a París se llevaban música flamenca" y "se inspiraban" en ella para sus composiciones. Y, ya en nuestros días, son muchos otros intérpretes de diversas sensibilidades artísticas, como "Chick Corea en el jazz", recordó el guitarrista, los que miran al flamenco en sus creaciones.

Pero si hay una expresión artística que defina el flamenco en toda su esencia, esa es, en la opinión de Tomatito, el cante. "El flamenco es el cante porque el instrumento natural es la voz; lo que quisiéramos los guitarristas es imitar la voz, y lo que hacemos es adaptarnos a cada uno de los palos". Y, aunque Paco [de Lucía] abrió las puerta del mundo de festivales de todos los estilos y la guitarra flamenca tiene sitio en todos ellos, el flamenco, defiende el artista, "el flamenco se llama cante, y, luego está lo demás, la guitarra y el baile". El flamenco, defiende el artista, "es una música de raíz, como el blues, porque es un sonido de la tierra y se canta sin guitarra, sin ningún instrumento, igual que el flamenco, que nació entre los martillazos de la fragua, como un quejío, para reivindicar cosas".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios