Távora graba en Sevilla escenas de su última película

  • El antiguo matadero se convierte en un cuartel de 1975 en 'Madre amadísima'

El antiguo matadero de la calle Ramón y Cajal se ha convertido estos días en un cuartel militar. Con los niños del colegio de vacaciones, los patios están llenos de literas y soldados vestidos de azul marino que ensayan su primer día de mili. Pilar Távora, detrás de las cámaras, dirige a sus actores primerizos, mientras un cabo fingido obliga a gritos a formar una y otra vez a unos jóvenes que necesitan asesores porque nunca hicieron el servicio militar.

Madre Amadísima, el último proyecto de Pilar Távora, retrata la vida de un homosexual nacido durante el franquismo a través de una serie de personajes desdoblados en jóvenes y adultos. Alfredito, interpretado por Ramón Rivero, es el vestidor de la virgen, a quien le cuenta sus problemas y los rechazos que sufre. Con un tono anecdótico, Távora critica los conflictos sociales de la época, abordando también el maltrato a la mujer, la intolerancia de la Iglesia y el ejército e incluso la hipocresía de la izquierda, con un Partido Comunista que rechaza el ingreso del protagonista por su condición sexual.

Las siete semanas de rodaje se han repartido por distintos enclaves andaluces que han sido cuidadosamente escogidos, como la laguna o la casa del protagonista en Valencina. "Me gusta utilizar interiores y exteriores naturales", asegura la directora. A pesar de que Diputación le impidió grabar en la iglesia de San Luis, Pilar Távora considera un sueño cumplido rodar escenas en Sevilla, sobre todo en el antiguo matadero. "Estoy contentísima de grabar en mi barrio. Lo mejor es que todos los días sólo tengo que cruzar la calle para ir a comer a casa de mi madre", comenta.

Entre técnicos de sonido, focos y cámaras, los actores se muestran muy contentos con el resultado de la película. Para buena parte de los que encarnan a los personajes en su juventud, esta es su primera interpetación en cine, como para David Lora -que interpreta a Javi, el primer amor de Alfredito-. Afirma que está "muy contento, porque Pilar nos mima mucho, está muy pendiente de nosotros". Otros ya son veteranos de la directora sevillana, como Belén López, quien recuerda que su encuentro con la actriz que interpreta a su personaje de joven "fue un momento muy divertido. Me empecé a reír porque era igual que yo, con el lunar y todo". El casting ha sido una de las partes más difíciles, ya que a cada personaje adulto había que buscarle un correspondiente joven que se pareciera no sólo físicamente, sino también en los gestos. Para el papel del protagonista adolescente encontraron a José Burgos, "una de las grandes revoluciones de la película", según Távora.

Aunque la directora advierte que "nadie se va de rositas" en las críticas, cree que la película "no debe molestar, porque está hecha desde el respeto. Cuenta lo que tiene que contar y dice lo que tiene que decir". A pesar de ello, reconoce que espera una reacción opuesta de la Iglesia, una institución que "se molesta por todo".

Madre amadísima se terminará de rodar el próximo 11 de agosto, y espera llegar a los cines en el mes de febrero.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios