Cultura

Susana Pérez y el arte de la ilustración

  • La ilustradora y escritora onubense da una clase maestra en las instalaciones de El Taller Artístico

Comentarios 1

La ilustración es su mundo, aunque no deja de lado la pintura. Para la ilustradora y escritora onubense Susana Pérez la ilustración y la pintura van unidas, dos manifestaciones artísticas con las que da rienda suelta a su creatividad. Confiesa que cuando está creando es feliz, se permite todo, tanto lo erróneo como lo válido, "como estoy buscando no juzgo, sólo descarto hasta encontrar lo que quiero". Así lo indicó en la clase maestra que impartió en el Centro de Creación y Difusión Artística El Taller Artístico, de Gustavo Domínguez, que abrió sus puertas el pasado mes de enero y propicia encuentros con artistas.

Seguidores de la ilustradora y amantes del arte en general tuvieron la ocasión de conocerla en persona y realizar con ella un recorrido por su trayectoria profesional, una velada en la que habló de sus inicios, sus inquietudes y proyectos. Para esta retrospectiva contó con sus cuadernos de apuntes, bocetos, entre ellos el de una vidriera realizado en quinto de carrera; algunas de sus pinturas y sus libros.

Pérez disfruta con la fase creativa, en la que utiliza los cuadernos de apuntes, una práctica que comenzó cuando estudiaba Bellas Artes en Sevilla -su primer cuaderno de apuntes lo empezó en 1993-. A través de estos cuadernos, que el público asistente a la clase maestra pudo hojear, se puede ver la evolución artística y personal de la ilustradora onubense. Tiene quince cuadernos terminados y unos cuantos "en movimiento".

Según la ilustradora, "la pintura, la ilustración y la escritura me llevan a vivir el presente, no hay nada más importante que el aquí y el ahora, trabajando es cuando realmente soy yo".

Ya desde niña su medio de expresión era el dibujo y la escritura. Era muy tímida y no era capaz de expresarse de otra manera. En Bellas Artes descubrió "un mundo alucinante, lo que hasta ahora había hecho con lápices y rotuladores lo podía hacer a lo bestia".

Hizo la especialidad de diseño y grabado. Durante los años de estudiante en la Facultad de Bellas Artes, los profesores le potenciaron el color y la imaginación. Tras hacer sus pinitos en vidrieras emplomadas y dedicarse al diseño se centró en la pintura. Siempre pensó que un pintor "es completo" si es capaz de ilustrar, "en la ilustración es obligatorio imaginar", y la oportunidad le vino de la mano de Carmen Sara Floriano, que le mostró un texto y la animó a ilustrarlo. Así empezó con el cuento Como agua, publicado en 2010.

A Como agua le seguiría Pablo, ya con texto suyo, un libro dedicado a su sobrino, y La niña que solo sabía pintar, un proyecto solidario de Carmen Sara Floriano, ilustrado por Susana Pérez, y editado por la Asociación Seguir Caminado. Actualmente, la ilustradora onubense está inmersa en la ilustración de El traje del baño de flores, de Marta Rodríguez, y en un proyecto solidario, con texto del cantautor Luis Guitarra, en cuyo protagonista, un niño llamado Nahum, está trabajando.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios