Sobriedad en los modelos del día de la Fiesta Nacional

La parada militar de la Fiesta Nacional y la posterior recepción oficial en el Palacio Real se convirtieron en la cita ineludible para el reencuentro entre los miembros de la Familia Real, a los que no se ve juntos desde verano.

Una vez más, el look de la Princesa de Asturias ha sido uno de los temas más comentados, pero esta vez por su austeridad y por la vuelta a lo clásico. Doña Letizia lució un vestido dos piezas en tono morado con largo a la rodilla. Al desfile llevó una chaqueta de la que luego se despojó dejando ver, para el tradicional 'besamanos' de autoridades en el Palacio Real, un elegante y sencillo vestido sin mangas decorado únicamente con algunos drapeados en la zona de la falda. La Princesa complementó este sobrio a la par que elegante conjunto con unos zapatos rosa palo. Nada que ver con el estilo, desenfadado, consistente en abrigo azul eléctrico, gafas de aviador y pelo ondulado, con que sorprendió hace un par de años.

El Rey también centró las miradas de la jornada por su cambio de aspecto ya que, finalmente, ha decidido rasurarse la barba que ha llevado estas últimas semanas.

La infanta Cristina, con un sobrísimo traje a cuadros y medias tupidas, hizo un paréntesis a su vida en Washington y apareció junto a Iñaki Urdangarín. Doña Elena, por su parte, iba mucho más moderna con falda lila y abrigo estampado azul... pero sin Jaime de Marichalar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios