Fila siete

Sexo, drogas y violencia

Multicines la Dehesa Islantilla, CineBox Aqualón Puerto Huelva y El Condado Cinemas 7.- T. O.: 'Savages'.- Producción: Estados Unidos, 2012.- Duración: 131 minutos.- Dirección: Oliver Stone.- Guión: Shane Salerno, Don Winslow y Oliver Stone basado en la novela de Don Winslow.- Fotografía: Dan Mindel.- Música: Adam Peters.- Montaje: Joe Hutshing. Stuart Levy y Alex Márquez.- Intérpretes: Taylor Kitsch, Benicio del Toro, Blake Lively, Aaron Johnson, Salma Hayek, John Travolta, Emile Hirsch, Demián Bichir

Oliver Stone, uno de los directores más polémicos del cine de Hollywood, es dado a las dobles lecturas, a veces algunas más. Y casi siempre alguna de ellas es tramposa, sesgada y hasta manipulable. Salvajes no es una excepción. Una mezcla diversamente dosificada de sexo, drogas y violencia sustancia una película en la que esa tendencia violenta se justifica con la situación tensa, conflictiva y sangrienta que caracteriza muchos aspectos del tráfico de estupefacientes. Evidente cuando en esta historia tiene actuación sobresaliente y cruel, como es el mundo de la droga, la presencia de un poderoso cártel mexicano que lidera el personaje interpretado por Salma Hayek.

Nos sitúa el relato en Laguna Beach, al sur de California, donde residen Ben, un budista pacífico y generoso, su mejor amigo Chon, que fuera miembro de las fuerzas especiales de los Estados Unidos, además de mercenario y la bella O, con la que comparten amor y sexo los dos jóvenes. Regentan un próspero negocio doméstico en el cultivo de una marihuana de gran calidad y su venta correspondiente. Su idílica vida en tan delicioso lugar se ve sorprendido por la instalación de un activo cártel mexicano cuya jefa, y su despiadado matón se empeñan en entrar en sociedad con ellos. Estos, que cuentan con la colaboración de un corrupto agente de la DEA, dadas las circunstancias, se niegan e inician un duro enfrentamiento

Sobre ese fondo del tráfico de drogas en la frontera de Estados Unidos y México Don Winslow escribió la novela que ha servido de base a la película, con guión de Shane Salerno, el director y el propio autor del libro. Ello ha servido al realizador para tratar el tema de la corrupción tras la caída del sistema económico y las golferías bancarias de Lehman Brothers y sus secuelas. Con una especie de revisión de su famosa Asesinos natos (1994) y mucho también de Giro al infierno (1997) y aunque haya notables diferencias, Oliver Stone nos devuelve a sus demonios familiares, sus infiernos personales y sus patológicas obsesiones.

Siempre he creído que Oliver Stone puede realizar un cine de calidad y de hecho la factura de sus películas es notable. Es él quien se empeña en frustrar su talento, ya que en esta película aparte de dimensionar oportunamente la afinidad corporativa del crimen organizado y sus terribles consecuencias, abunda en golpes de efecto. En el uso y abuso de una fullera situación límite atiborrada de violencia y en torpezas tan inconcebibles como que una de las protagonistas nos cite de buenas a primeras nada menos que a Shakespeare. Eso sí, Stone sigue siendo un magnífico director de actores, sobre todo si cuenta con intérpretes tan destacados como Benicio del Toro, John Travolta, Demián Bichir y Salma Hayek, sobre todo ésta con una admirable interpretación.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios