Sevilla presta a París 'La imposición de la casulla a San Ildefonso'

  • La obra maestra de Velázquez se verá en el Grand Palais de marzo a julio del próximo año

La imposición de la casulla a San Ildefonso, una de las joyas más valiosas del patrimonio artístico del Ayuntamiento de Sevilla, será uno de los atractivos que reserve la exposición que el Grand Palais de París prepara sobre Velázquez, y que se celebrará del 25 de marzo y el 13 de julio del año próximo. El Consistorio aprobó ayer en junta de gobierno la cesión de este cuadro, que ahora mismo se encuentra en el Hospital de los Venerables, mediante un préstamo a la institución francesa.

Desde el Ayuntamiento hispalense han querido formar parte de una propuesta tras la que está el conservador del Louvre, Guillaume Kientz, quien sustentará su mirada en los vínculos y afinidades del maestro sevillano con sus contemporáneos, un discurso que "arrojará novedades", anticipa el director de infraestructuras culturales y patrimonio del ICAS, Benito Navarrete, quien remarcó ayer la "satisfacción" del Ayuntamiento por su participación en un proyecto "tan importante". La exhibición de esta obra maestra de Velázquez en París se producirá, además, después de su paso por Viena, donde se exhibe del 16 de octubre de este año al 15 de febrero de 2015 en el Kunsthistorisches Museum de la capital austriaca.

El discurso que plantea el conservador del Louvre puede así añadir nuevas lecturas a este lienzo, que Velázquez pintó entre 1622 y 1623 y que fue el último trabajo que realizó el autor en la ciudad en que nació antes de instalarse en la capital del reino. La pintura, que retrata el momento en que la Virgen le impone la casulla a San Ildefonso, obispo de Toledo, por defender su virginidad, supuso una ruptura en la trayectoria seguida hasta entonces por el sevillano, con una composición en la que reflejó la poderosa influencia que había ejercido sobre El Greco, a cuyo imaginario accedería en su primer viaje a Madrid, en 1621.

Esta Imposición... que sufrió los estragos del tiempo al encontrarse a la intemperie en el convento de San Antonio de Sevilla, y que pese a su restauración aún presenta ciertas incógnitas, apuntaba ya las maneras con que Velázquez afrontaría los retratos: hay detalles que recuerdan, destaca Navarrete, a Santa Rufina. La pintura, como demuestra la aparición de una copia en los Andes venezolanos que Navarrete recoge en su blog, gozó de una considerable celebridad en su tiempo.

Desde el Ayuntamiento sevillano aseguran que la creación de la marca Patrimonium Hispalense, puesta en marcha para ordenar y catalogar la colección artística municipal, y su web han ayudado a generar más solicitudes de préstamos de obras. Navarrete explica que "estas piezas salen de forma muy excepcional, y ya hemos dado muchas negativas", pero cree que préstamos como el de este Velázquez a Viena y París o el del Carambolo al Metropolitan ponen de manifiesto "la importancia de nuestro patrimonio" y el interés que éste despierta.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios