San Sebastián se rinde al compromiso de Losey

  • El director norteamericano fue víctima de la caza de brujas de McCarthy

La retrospectiva de Joseph Losey ofrecerá sus 32 largometrajes y seis cortometrajes en la 65 edición del Festival de San Sebastián, que se celebrará del 22 al 30 de septiembre. Representó en los años 60 la máxima expresión del denominado cine de autor (o de arte y ensayo) con obras como El sirviente, Rey y patria, Accidente y El mensajero, todas menos la segunda, escritas por el dramaturgo Harold Pinter. Antes de convertirse en una figura preeminente del cine de autor europeo, vivió la compleja situación que afectó a tantos represaliados en la caza de brujas emprendida en Hollywood a partir de 1947.

Nacido en La Crosse, Wisconsin, en 1909, Losey orientó sus pasos hacia el periodismo escrito y radiofónico, para pasar después al medio teatral. Su abierta orientación de izquierdas le llevó a poner en pie montajes de obras de Bertold Brecht y a residir una temporada en la antigua Unión Soviética para estudiar nuevos conceptos teatrales. A finales de los años 30 empezó a dirigir cortometrajes en el seno de la Metro Goldwyn Mayer y debutó en formato largo en 1948 con El niño de los cabellos verdes, "una alegoría contra las guerras, los totalitarismos y la intransigencia ante la diferencia", producida por RKO.

Aunque pudo realizar varias películas de cine negro de bajo coste y con componente social como El forajido, El merodeador y The Big Night, las tres escritas por guionistas represaliados por el Comité de Actividades Antiamericanas, Daniel Mainwaring, Dalton Trumbo y Ring Lardner, e incluso un remake de la célebre M de Fritz Lang, su nombre apareció en las listas negras debido a la orientación de sus primeros filmes y fue acusado de pertenecer al Partido Comunista norteamericano. Cuando es llamado a declarar, se encuentra en Italia rodando Imbarco a mezzanotte/Stranger on the Prowl y decide no regresar a los Estados Unidos e instalarse en Inglaterra. Estrena este filme con el seudónimo de Andrea Forzano y los dos primeros que realiza allí no llevan su nombre por cuestiones sindicales: El tigre dormido, primera colaboración con uno de sus actores fetiche, Dirk Bogarde, aparece acreditada a Victor Hanbury, e Intimidad con un extraño, la firma como Joseph Walton.

Tras un amago de integración en la gran industria cinematográfica británica con The Gypsy and the Gentleman, producción de la compañía Rank protagonizada por Melina Mercouri, su obra alcanza un notable interés a partir del filme de intriga La clave del enigma y el drama carcelario El criminal, en el que inicia su colaboración con el actor Stanley Baker. Hasta mediados de los 70, Losey combina películas muy personales en las que "reflexiona sobre las relaciones de poder a partir de una puesta en escena repleta de símbolos, con títulos de apariencia en principio más comercial servidos por las grandes estrellas del momento e inspirados en obras muy populares o de indudable prestigio literario".

Su última película es Steaming, inédita en España. Se trata de una obra de raíz teatral protagonizada por Vanessa Redgrave y Sarah Miles y ambientada en un baño turco londinense el día de su cierre, reservado solo a clientes femeninas. Losey no pudo ver el montaje definitivo de la película, ya que falleció en junio de 1984, casi un año antes de que se presentara en Cannes.

La relación de Losey con el Festival de San Sebastián resultó "siempre complicada" a causa del régimen franquista. Además de Figures in a Landscape, se presentaron en el certamen The Sleeping Tiger, Boom y, en sección informativa, The Go-Between. The Romantic Englishwoman también estuvo seleccionada, pero el director y Glenda Jackson no acudieron al Festival en señal de protesta por las últimas sentencias de muerte firmadas por Franco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios