Rosa Montero da 'Instrucciones para salva el mundo' en su nueva novela

  • La escritora afirma que "ha querido retratar el casos y la angustia apocalíptica en que vivimos, pero desde un cierto filtro de humor"

En su nueva novela, 'Instrucciones para salvar el mundo', Rosa Montero refleja el sinsentido de la vida actual y "la sensación de catástrofe inminente" que se cierne sobre el ser humano, pero sin perder la esperanza, porque se trata de "una tragicomedia que se mueve entre el humor y la emoción".

"He querido retratar el caos y la angustia apocalíptica en que vivimos, pero desde un cierto filtro de humor", afirma en una entrevista con EFE Montero, cuya novela se puso ayer a la venta en España y en las próximas semanas se publicará en los países hispanoamericanos.

Acaba de llegar de la Universidad estadounidense de Virginia, donde ha impartido un curso de Escritura creativa, y asegura que la experiencia ha sido "muy interesante". Le gusta pasar temporadas largas fuera de su país y "jugar a ser extranjera", porque está "harta de España, completa y absolutamente harta".

"Creo que España está pasando por un momento desagradabilísimo de su historia. Así como la Transición fue una etapa de gran generosidad y de acuerdo social para crear un futuro, ahora estamos en la antítesis de aquello, en la mediocridad, en el sectarismo. Yo estoy cansada de este país tan intenso que me ha tocado vivir y me gustaría que fuera un país aburrido como Suiza", afirma Montero.

Protagonizada por personajes desarraigados y noctámbulos en su mayoría, en la nueva novela de Montero "están todos esos ingredientes que hacen que la vida actual sea a veces tan cambiante, tan convulsa, tan amenazadora y vertiginosa".

Desde "oscuros extrarradios, mafias, trata de blancas, mundos virtuales como Second Life, amas sadomasoquistas o asesinos en serie", hasta los problemas de los inmigrantes, "teorías científicas espectaculares, el terrorismo internacional, la amenaza del cambio climático o gamberros nocturnos", señala la novelista.

La novela, publicada por Alfaguara, lleva en la portada una lagartija que contrasta con el rojo intenso del fondo. Este animalito posee una especial significación para la autora, que tiene una pequeña salamandra tatuada en el antebrazo, "símbolo de regeneración" y que es "como un ave fénix" para ella.

La lagartija es también un animal singular para uno de los personajes de la novela, el de Fatma, la bellísima joven negra de Sierra Leona, que, tras sufrir la violencia más brutal a manos de los guerrilleros de su país, trabaja como prostituta en las afueras de Madrid.

Además de por Fatma, "Instrucciones para salvar el mundo" está protagonizada por Matías, un taxista destrozado anímicamente por la muerte de su mujer, y por Daniel, un mediocre médico de Urgencias que se deja llevar por la desidia y por el desamor.

"Cerebro", una anciana que en sus buenos tiempos fue una brillante científica, encarcelada en el franquismo por sus inclinaciones sexuales, completa el cuarteto protagonista de la novela y le da pie a la autora para hablar de interesantes teorías científicas.

Montero es muy aficionada a la ciencia y asegura que "la física, la biología o la zoología pueden ser más maravillosas que cualquier cuento de hadas". Su nueva novela "es una historia de la larga noche del alma, de la oscuridad existencial, del dolor y de cómo superar ese dolor", señala esta escritora cuya obra está traducida a una veintena de idiomas y que ha merecido premios tan importantes como el Primavera de Novela por "La hija del Caníbal" o el Grinzane Cavour por "La loca de la casa".

Ella siempre ha sentido "una especial atracción por ese lugar inquietante y aterrador que es la noche", que también puede ser "mágica y prodigiosa".

Rosa Montero afirma que, desde el título, está claro "el tono humorístico e irónico de la novela, porque no se pueden dar instrucciones para salvar el mundo".

Es cada ser humano el que tiene que encontrar su forma de salvar el mundo, su vida. "En este mundo de absolutas incertidumbres, creo que todavía hay algunas pequeñas verdades a las que agarrarse, y una de ellas es ser buena persona, ¡maldita sea! Eso puede salvar tu pequeño mundo, tu integridad".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios