Residuos plásticos por entradas

Si algo necesita nuestro cine, tan depauperado y dejado de la mano del público últimamente, lo que da lugar a esos taquillajes tan ínfimos en líneas generales y que las cantidades recaudadas y número de espectadores registren bajas millonarias, es de promoción, de una hábil manera de atraer a los espectadores a las salas que pueda proceder de quienes por otro lado discriminada y cuestionablemente le insuflen subvenciones, que, como se ha demostrado, resultan, además de inútiles o disparatadas, en muchos casos abusivas e interesadas.

Hace unos días asistíamos en Pamplona junto al presidente de la Asociación de la Prensa de Huelva, Rafael Terán, a un congreso sobre el futuro del periodismo y una Asamblea de la Federación de Asociaciones de la Prensa de España. En una de las plazas, junto a uno de los bellos y abundantes parques de la capital Navarra, veíamos una insólita cola de gente con bolsas de plástico con envases y latas, ante una bien dotada instalación de reciclaje. Nos sorprendió sobre todo porque llamaba nuestra atención que tanta gente se reuniera al mismo tiempo para depositar los desperdicios plásticos con tanta premura y diligencia.

Al día siguiente el Diario de Navarra nos sacaba de dudas. Se trataba de la puesta en marcha de "la máquina que revoluciona el reciclaje en Pamplona"; es decir, un avanzado artilugio que "ha revolucionado el reciclaje de envases de plástico y latas de metal". Por lo visto es "el primer sistema que incentiva el retorno de residuos por medio de puntos que valen entradas de cine". He aquí el incentivo que congregaba a tanta gente ante la máquina. Es decir que por cada unidad depositada se entrega un punto y acumulados noventa, se obtiene un pase para cualquier película en las salas de cine de la capital navarra y de un centro comercial.

Según el titular se habían repartido "3.222 entradas de cine en dos meses por reciclar envases de plástico y latas", destacando que según los datos difundidos por la empresa distribuidora, la máquina de la Mancomunidad es la más utilizada de Europa y que los ciudadanos habían depositado hasta ese momento 290.000 envases. Como se ve los magníficos resultados del reciclaje tenían un doble beneficio: fomentar ese sistema de eliminación de residuos y promocionar el cine que buena falta le hace.

Puede cundir el ejemplo cuando por estas fechas, generalmente, empieza a decaer la asistencia a las salas entre nosotros. Si no a través del sistema del que acabamos de informar, sí ideando otra fórmula atractiva para los espectadores. Al menos como se hizo en la Comunidad de Madrid donde ésta realizó una campaña para los mayores, que son los que menos van al cine, y que por un euro podían ver una película. Porque como en estos días podemos comprobar en nuestras taquillas, las películas más frecuentadas son, precisamente las de dibujos animados o animación digital, actualmente en cartel: Río, el estupendo film del brasileño de Carlos Saldanha; Hop el conejito de Pascua y Gnomeo y Julieta, parodia de la obra shakesperiana protagonizada por los "gnomos" de cerámica de porches y jardines. Añadamos Winnie the Pooh, que nos devuelve a la serie televisiva de treta y cinco años atrás. Ni que decir tiene que en estos días de merecidas vacaciones para ellos, los niños han sido los más numerosos asistentes a estas sesiones.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios