Recordando al genio

  • El flamenco grande de Huelva se reúne para honrar la memoria de Niño Miguel

Comentarios 2

Ya hace unos meses que nos dejó para siempre la indispensable figura de unos de los más grandes intérpretes de la guitarra flamenca de la historia. Ese fatídico final del mes de mayo nació la leyenda, un mito que en vida fue el talento musical flamenco más impresionante de su generación. Admirado e idolatrado por público y músicos, su estela no se apagará jamás y su sonoridad perdurará en el tiempo.

Uno de estos actos de memoria -no nos gusta llamarlo homenaje- ocurrió la noche del martes en un abarrotado Auditorio de la Casa Colón de Huelva. Pese al frío, las personas que asistieron a la convocatoria tenían motivación suficiente para hacerlo pues el objetivo era recaudar fondos para realizar un mausoleo para Miguel. Su hijo Ángel ha sido el artífice de esta intención, organizando y agrupando a los más grandes artistas flamencos de Huelva.

Pudimos degustar encima del escenario a lo más selecto del panorama flamenco onubense: cantaores, guitarristas, percusionistas y demás músicos. El concierto comenzó con la preciosista guitarra de concierto de Daniel Navarro El Niño de Pura, acompañado por su elenco de músicos. Argentina tomó el relevo recién aterrizada de su viaje a Las Vegas, donde asistió a su nominación a los Premios Grammy de Música latina, en el apartado de flamenco. Con la maestría a la guitarra de José Quevedo Bolita interpretó dos piezas con las que pudimos apreciar la madurez que demuestra a cada paso que da.

A continuación, Manguara dejó su arte con la guitarra de Joaquín Brito, que también acompañaría a otros artistas, y Felipe Redondo a las percusión. La privilegiada voz de Rocío Márquez se sumó a la fiesta, también con el acompañamiento de Brito, y a la que se presentó como intérprete del nuevo himno Tu leyenda, hecho para el Real Club Recreativo de Huelva en su 125 aniversario. Pepe El Marismeño fue el siguiente en escena, de nuevo con la guitarra de Joaquín Brito y la percusión de Vicente Redondo y Lucas, antiguo componentes del grupo Los Activos.

Para ir cerrando, Regina y el acompañamiento por parte del guitarrista Paco Cortés supieron guardar el calor entre el público y las ganas de seguir escuchando flamenco desde el conocimiento. Vicente Redondo El Pecas nos demostró todo lo que lleva dentro, esa capacidad de expresión que lo hace ser una figura del cante, y su amor y simpatía por su gente y por su tierra.

El epílogo llegó con el buen hacer y la enorme capacidad de Arcángel, que hizo que el público se entregara definitivamente antes de cerrar la espectacular noche con la aparición de Ángel, hijo del malogrado Miguel y que mostró su emoción contenida con todo lo sucedido. Y por como Huelva se ha volcado, una vez más, con uno de sus artistas más universales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios