Reconocimiento a las Orquestas Juveniles de Venezuela por su poder transformador

  • El Príncipe de Asturias de las Artes las distingue por su "profunda convicción ética"

El Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela (Fesnojiv) obtuvo ayer el Premio Príncipe de Asturias de las Artes por combinar "la máxima calidad artística" con "una profunda convicción ética" desde la confianza "en el valor educativo de la música para la dignidad del ser humano".

Esta fundación estatal, conocida como El Sistema, agrupa una red de 250 formaciones musicales integradas por niños y jóvenes, que nació con el objetivo de afrontar una reforma integral de la educación musical en Venezuela, y en el que ya han colaborado músicos como Daniel Barenboim, Simon Rattle o Claudio Abbado.

Cientos de miles de jóvenes y niños, muchos de ellos con riesgo de exclusión social y problemas económicos, participan en esta red a la que incorporan a familiares y amigos y la convierten, además de en germen de grandes figuras e intérpretes, en un laboratorio de nuevos públicos que viven la música clásica como un fenómeno popular.

El acta del jurado, a la que ha dado lectura su presidente, el empresario José Lladó, incide en que esta organización, que ha traspasado fronteras desde su creación hace más de 30 años por el compositor y economista José Antonio Abreu, ha sabido combinar en un mismo proyecto "la máxima calidad artística y una profunda convicción ética aplicada a la mejora de la realidad social". "Le regalas a un niño un instrumento y le haces ver que es parte de algo que suena, y eso provoca una repercusión en su entorno familiar y comunitario y el niño gana una autoestima impresionante", explicaba en abril el director español Pablo Mielgo, tras la visita a Caracas de la Joven Orquesta Nacional de España (JONDE).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios