Rafael Mélida y Mónika Rasco llevan el calendario Maya al Aurora Moreno

  • Los artistas preparan con los alumnos del colegio de Gibraleón un mural de 9 metros de diámetro · Dejan de lado la visión apocalíptica para fomentar el conocimiento armónico de la naturaleza

Alejarse de la interpretación apocalíptica buscando una sincronización más armónica con la naturaleza, dirigiendo la mirada hacia los aspectos más positivos de la propia vida y del conjunto de la sociedad es el objetivo del mural del calendario Maya que los artistas Rafael Mélida y Mónika Rasco realizan en el colegio público Aurora Moreno de Gibraleón.

El proyecto se realiza en el curso escolar 2011-2012 con trabajos de clase para continuar con la instalación del mural de 9 metros de diámetro en la fachada del colegio a comienzos del curso 2012-2013.

El calendario Maya ha tomado protagonismo por las interpretaciones catastrofistas que de él se han hecho sobre el año 2012, acaparando interés en los medios de comunicación, cine o incluso videojuegos. El proyecto de Mélida y Mónika Rasco dirige su atención hacia los escolares que también muestran su inquietud por este tema. Para los alumnos de Infantil y Primaria la creatividad no es sólo una manera de expresar sentimientos o juicios, sino que además es un mecanismo para conocer y comprender el mundo que a todos rodea. "Si lo que queremos es formar individuos con capacidad para pensar, crear y resolver problemas, es necesario proporcionarles las condiciones precisas para que los alumnos las desarrollen adecuadamente", señalan los artistas.

La elaboración de un calendario Maya en la escuela va a permitir estructurar un trabajo en equipo, cuyo resultado es la suma de cada experiencia individual, tanto del alumnado como del profesorado y de todos aquellos padres que quieran colaborar. Una experiencia que, además de llevar intrínseca el área artística, potencia valores de cooperación frente a competitividad y de autoestima, desarrolla el pensamiento divergente y anula el fracaso y el miedo al ridículo ya que todas las ideas enriquecerán a los distintos grupos. En síntesis, es pensar, observar y escuchar y, por último, razonar hacia la materialización del proyecto, proporcionando la oportunidad de estimular las cuatro características más importantes del pensamiento creativo: fluidez, flexibilidad, originalidad y elaboración.

El calendario Maya no sólo se ocupa del tiempo, "sino que transmite conciencia y conocimiento a través de los símbolos, dirigidos no a la memoria sino a la creatividad¨, señalan Mélida y Rasco.

"Los símbolos -añaden- contienen información casi inagotable, constantemente renovada para la creatividad. Cuanto más despierta está la creatividad, más información entrega el símbolo". El proyecto de elaborar este calendario, que sea el resumen de todas las interpretaciones de la comunidad escolar, da la oportunidad a todos de vivir una experiencia enriquecedora y única, como principalmente el abrir el acceso al conocimiento de la cultura Maya. En el calendario hay 20 sellos y en el colegio Aurora Moreno 18 clases, a las que se sumarán un grupo de profesores y otro de padres. La idea es que los alumnos realicen en clase su trabajo de uno de los símbolos, posteriormente pasarán a los pasillos del colegio, de ellos se seleccionarán ideas con los que se formarán el diseño final, con lo que se cumple el objetivo de la participación de todos los alumnos del centro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios