Puerta Grande para José Tomás y César Jiménez en Gijón

GANADERÍA: Toros de Parladé, terciados, flojos y bajos de raza, a excepción del extraordinario sexto. TOREROS: Finito de Córdoba, silencio tras aviso y silencio. José Tomás, dos orejas y oreja. César Jiménez, silencio y dos orejas. Incidencias: Plaza de toros de Gijón. Lleno de No hay billetes.

José Tomás volvió a Gijón siete años después de su última comparecencia, y lo hizo a lo grande, al cortar tres orejas y salir a hombros junto a César Jiménez, que paseó dos tras un faenón a un toro de vuelta al ruedo.

Finito dejó chispazos sueltos de especial aroma frente a su deslucido primero, toro en el límite de todo, y que no permitió estirarse al torero para estructurar faena. El manso y rajado cuarto tampoco le dio posibilidades, pero el torero, que abrevió, no llegó ni a ponerse.

José Tomás instrumentó una más que notable faena a su primero, fundamentalmente a derechas y a media altura. Toreó con largura, temple y ajuste, aunque sin poder bajar la mano. La faena al quinto tuvo también importancia por el valor que imprimió Tomás. Emocionante labor ante un toro incierto, que se movía pero sin clase. Suma quietud del torero, muy comprometido.

Jiménez no tuvo opción con el primero de su lote, extremadamente flojo. En el sexto, el mejor toro, por noble y repetidor, temple y desmayo por los dos pitones, bajando mucho la mano.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios