Propuestas para todos los gustos en la nueva edición de 'Jazz viene del Sur'

  • La trompeta 'cool' de Enrico Rava, la guitarra flamenca de Niño Josele siguiendo el rastro lírico de Bill Evans y, en medio, el explosivo John Zorn, conforman este año el cartel del ciclo del Teatro Central

Cuando, hace unos días, vimos apilados en los estantes de Fnac los cedés de aquel famoso Live in Sevilla 2000 supimos confirmado lo que circulaba como un rumor de un tiempo a esta parte: que John Zorn, el carismático músico de Nueva York, vuelve a Sevilla el próximo viernes. Pudimos verlo aquel 18 de marzo de 2000 en el Teatro Central, liderando ese flamante cuarteto con Dave Douglas, Greg Cohen y Joey Baron que recibe el sonoro nombre de Masada, grupo que ha conocido desde su formación hace ya más de una década muchas variantes y ha registrado más de un centenar de composiciones de Zorn basadas en la música tradicional judía (klezmer), repertorio que después ha visitado Zorn con otras Masadas (trío de cuerdas, agrupaciones de tamaño cambiante, como Bar Kokhba o esta que ahora se nos ofrece, la llamada Electric Masada).

Sevilla ha asistido a algunos otros conciertos de este rompedor saxo alto, con la particularidad de que siempre es otro Zorn el que encontramos, siempre desconcertante e inclasificable. Ésa es una de las cualidades más características de su música -que desde hace años registra en su propia discográfica, Tzadik-, su naturaleza escurridiza y proteica, su inagotable afán de crecimiento. Capaz de entusiasmarnos, es también muy dado a la provocación, algunos piensan que huera y meramente epatante. Con todo, quien firmara en sus años mozos una composición como The Perfume of a Critic's Burning Flesh (que podríamos traducir como El dulce aroma de la carne de crítico a la parrilla), es un intérprete tan fiero y desafiante como imaginativo y audaz, un compositor versátil, original y de vasta cultura musical.

Acudirá en esta ocasión flanqueado por algunos de sus mejores habituales: el guitarrista Marc Ribot, Joey Baron y Kenny Wollesen a las baterías, Jamie Saft a los teclados, Ikue Mori haciéndose cargo de la electrónica, el percusionista Cyro Baptista y Trevor Dunn al bajo.

Se ha tratado de definir el espíritu inconformista de Zorn aplicándole apelativos como underground o radical, si bien su música parece revolverse contra todo encasillamiento. El prolífico Zorn ha buceado en músicas de toda condición y procedencia (desde la música judía, el funk, la noise music o el heavy metal a la producción de su idolatrado Morricone) y ha desafiado a los biempensantes con propuestas como la composición basada en la game theory (algo así como la aplicación a la música de las reglas de los juegos de guerra de la compañía Avalon Hill). Ha compuesto asimismo un considerable corpus de música cinematográfica (recogida en cerca de 20 grabaciones bajo el rótulo Filmworks), que es lo que parece ofrecérsenos en esta ocasión -si bien todo espectáculo de Zorn es por definición impredecible-, en este The Dreamers Essential Cinema, un prometedor programa doble que se acompañará con proyecciones.

Pero los conciertos en el Central comenzarán un día antes, el próximo jueves 3 de abril, con la actuación de la banda de Niño Josele con el trompetista Jerry González como invitado especial. Niño Josele sorprendió a propios y extraños cuando, el año pasado, subió al escenario del neoyorquino Village Vanguard, antro mítico donde los haya, para rendir homenaje a Bill Evans, cuyo flamante trío protagonizara allí, en 1961, unas históricas sesiones llamadas a revolucionar el arte del trío jazzístico junto al batería Paul Motian y el gran contrabajista Scott LaFaro. Niño Josele había grabado poco antes de su cita neoyorquina un disco, sencillo, sin aristas ni jaleo, de título Peace, producido por Fernando Trueba y Javier Limón y consagrado a la música del genial pianista, fallecido en 1980. En él se daban cita, entre otros, Marc Johnson, contrabajista del último trío de Evans. Acompañarán al guitarrista en esta ocasión el mencionado Jerry González, Horacio El Negro a la batería, Alain Pérez al bajo eléctrico e Israel Suárez Piraña a la percusión.

Cerrará esta edición del ciclo primaveral del Central el jazz de ascendencia cool del quinteto de Enrico Rava, integrado por los fenomenales Gianluca Petrella (trombón), Andrea Pozza (piano), Rosario Bonaccorso (contrabajo) y Roberto Gatto (batería), que actuarán el sábado 5 de abril. El estilo del trompetista italiano es profundamente lírico, lo cual incomoda a muchos -por razones opuestas a las que suscita Zorn, o acaso por una idéntica estrechez mental-, que quieren ver en todo jazz melódico inmovilismo y concesión, cuando lo cierto es que la senda escogida por Rava, y por buena parte de lo más granado del jazz italiano, no es fruto de un irreflexivo conservadurismo, sino el resultado de una maduración expresiva consecuente, que llevó al italiano desde el free de Steve Lacy a la calma de los mejores Miles Davis y Chet Baker.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios