El Premio Nacional de Arquitectura reconoce la veteranía de Rafael Moneo

El arquitecto Rafael Moneo fue galardonado ayer con el Premio Nacional de Arquitectura, dotado con 60.000 euros y promovido por el Ministerio de Fomento, por la calidad de su obra, reconocida internacionalmente, por su contribución al pensamiento arquitectónico y por su magisterio en las más prestigiosas universidades de todo el mundo.

Este galardón se suma a los muchos recibidos por un profesional, conocido entre otros trabajos por el Museo Nacional de Teatro de Mérida, la ampliación del Prado o el proyecto del Thyssen, que ya contaba con la Medalla de Oro de las Bellas Artes (1992), el Premio Pritzker (1996), el Mies van der Rohe (2001) o el Príncipe de Asturias de las Artes, en 2012.

Cuando recibió esta última distinción, Moneo manifestó una visión humilde del oficio y expresó su preferencia por "las arquitecturas que no se imponen inevitablemente a quien las usa, y que, por el contrario, tienen esa condición discreta de forma que, tan solo quien busca, encuentra la consistencia arquitectónica".

Nacido en Tudela (Navarra) en 1937, Rafael Moneo estudió en la Escuela de Arquitectura de Madrid, titulándose en 1961. En 1970 obtuvo la cátedra de Elementos de Composición de la Escuela de Arquitectura de Barcelona y en 1980 se encargó de la de Madrid hasta 1985, año en que fue nombrado presidente de la Escuela de Diseño de la Universidad de Harvard, cargo que mantuvo hasta 1990.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios