Pregonero onubense en tierra marinera

LO más inminente sin duda en ese tiempo que marcan los relojes toreros de esta tierra es el pregón taurino que de la mano de Javier García Baquero, experto contador de cosas taurinas, se atisba en el horizonte de actos a celebrar.

La Peña Pepe Doblado, con el buen criterio que le caracteriza, ha venido a designar una vez más en clave onubense este pregón taurino casi a las mismas puertas del Domingo de Ramos y que, desde luego, debe de servir de antesala a lo que después será la feria taurina de la localidad palerma, donde por cierto días tras llevaba a cabo la presentación de ese cartel que le da contenido taurino a la feria en honor a San Jorge, patrón de la localidad.

Decir, pues, que deseamos al compañero en lides informativas todo tipo de suerte en tal menester, por él y sin lugar a dudas por la entidad que en su joven singladura no deja de aportar cosas importantes y serias al mundillo del toro onubense.

Y sin despegarnos mucho de la actualidad palerma, citamos esa presentación del cartel que el 1 de mayo tendrá como diestros actuantes a Julio Aparicio, Jesulín de Ubrique y el matador de toros onubense José Doblado.

El citado evento presidido por el alcalde palermo, corrió a cargo de Pepe Ruciero como presentador del mismo y en la mesa estuvo acompañado también por el empresario Jorge Buendía, José Doblado y el ganadero Gerardo Ortega, de cuya divisa son las reses que se lidian precisamente ese día. Sin duda un festejo que al igual que en ediciones pasadas será una atractiva llamada para el aficionado, entre otras cosas por su precios asequibles.

Y de un ganadero a otro porque Manuel Ángel Millares ha conseguido hacerse con la gestión de la plaza de toros de Tudela.

El ganadero triguereño se hace cargo de las riendas del coso tudelano conocido como 'La Chata de Griseras', para esta temporada al frente de la empresa Torosanda y en su oferta destaca una Feria de Santiago compuesta por dos corridas de toros y una novillada con picadores además de un concurso de recortadores y un bolsín para jóvenes promesas junto a los tradicionales encierros. Torosanda se ha impuesto a las otras cuatro licitantes, Cipriano Hebrero, José María Garzón, Tauroegea y Taurovisión. La intención de Manuel Ángel Millares pasa, aunque está difícil, por una corrida del hierro onubense de Hijos de Celestino Cuadri y el apoyo a la base de la Fiesta, premisa que este ganadero siempre ha defendido con un apoyo muy real y efectivo hacia los más jóvenes.

La concesión se produce por un periodo de dos años prorrogables otros tres. A la gestión del coso tudelano une el ganadero triguereño las de Manzanares, Parla, Cenicientos, Villanueva del Arzobispo y Daimiel junto a otras importantes como fue la de Huesca. Torosanda ha sido la única de las cinco empresas presentadas que ha cumplido las exigencias de solvencia técnica que señalaba el pliego del concurso. Según explicó el concejal de festejos de aquella localidad, Fernando Inaga, "han sido inadmitidas por falta de solvencia técnica. No reunían los requisitos que mandaba el pliego de haber organizado 18 corridas en seis años".

Y de nuevo sin apartarnos mucho del espacio ganadero de Los Millares, hay que reseñar que ayer jueves se llevaba a cabo otra nueva fase de selección de los jóvenes aspirantes a inscribir su nombre en los carteles de novilladas de escuelas patrocinadas por Canal Sur.

Jornada de mucho calor, pero jornada grata donde encontrar esas cositas de los que empiezan en esta complicada andadura.

Mañana de apretadas puntuaciones, consensos por cualquier rincón recién terminada la tienta y sobre todo un gratificante almuerzo a base de paella y fresas onubenses de la cooperativa lucenera de Coophuelva, quien a través de su director gerente Bartolomé Fernández, quiso tener esa atención hacia los más de sesenta representantes, entre actuantes y profesorado, de toda la geografía andaluza que ayer se dieron cita en las instalaciones del cortijo de Pelegrín.

Debemos finalizar con la buena impresiónes que deja un nombre torero en el campo onubense. Aun es pronto para lanzar acertijos, ilusiones y otras tonterias a las que el tiempo tiene que ponerle mesura, pero particularmente me gustó verlo frente a una becerra brava en una plaza de tienta.

Se apellida Silvera y esa tarde su padre le cedió una de las becerras que el ganadero le tenia destinadas.

Repito, se llama Silvera y en un año tan especial para su padre a uno le ilusiona ver queriendo ser torero al hijo de un amigo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios