Plata dice que la Agencia es "decisiva" para el futuro del Ballet Flamenco

  • El consejero afirma que la reordenación busca "evitar la pérdida de eficacia" · Asegura que la OJA necesita "unos ajustes y algunos cambios, que es lo que se está haciendo"

La etapa de Cristina Hoyos como pilar de las políticas de baile flamenco de la Junta de Andalucía ya es historia. Como adelantara ayer este medio, la Consejería de Cultura no ha renovado el contrato a la coreógrafa, que llegó a la institución en 2004, y ultima la aplicación de un nuevo modelo de gestión para el Ballet Flamenco de Andalucía (BFA), que pasaría a trabajar de forma coordinada e integrado en la Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco, máximo órgano de la Junta para la difusión del arte jondo.

Así lo confirmó ayer Paulino Plata durante la presentación de la nueva temporada del Centro Andaluz de las Letras, en Málaga. El consejero destacó la labor de la Agencia, "en aras de integrar" los distintos elementos de los que que se compone el BFA. Plata subrayó además, "la importancia" de esta agencia, que actualmente dirige María de los Ángeles Carrasco, para orientar la programación de la compañía y promocionar su actividad por festivales de España y en distintos circuitos internacionales.

En este sentido, Plata ha calificado a la Agencia, institución que hoy presenta en Sevilla la programación que ha diseñado para el ciclo Flamenco viene del Sur, como "una figura decisiva" para su futuro que, sobre todo tras la reciente declaración de este arte como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, persigue una nueva ordenación que sea rentable y visible. No obstante el máximo responsable de la Consejería ha aclarado que esta "reordenación" no supondrá "una pérdida de la personalidad" del BFA, pero "sí está encaminada a evitar la pérdida de eficacia".

En cualquier caso, la presencia hoy en Sevilla de Paulino Plata para presentar la programación que promueve la Agencia no es sino una muestra del firme apoyo a esta entidad y al modelo de trabajo que se viene desarrollando en los últimos meses.

El futuro del BFA se despeja mientras que otros programas culturales de la Consejería de Cultura encaran un destino incierto tras la destitución de sus máximos responsables. Uno de los temas abiertos que Paulino Plata tiene sobre la mesa es la Orquesta Joven de Andalucía (OJA), entidad que ha sufrido en el último mes la destitución de su máximo responsable, Michael Thomas, y la resignación ante una inversión presupuestaria mermada. Al respecto, Plata declaró ayer que la OJA continúa aunque con un nuevo enfoque: "Vamos a mantener la OJA reenfocándole a cúal es su finalidad, que es la de facilitar ese proceso de transición a la etapa profesional de los músicos". Para ello, apunta Plata, "se necesitan unos ajustes y algunos cambios, que es lo que se está haciendo", como el de la destitución del maestro Thomas tras más de una década de servicio a esta orquesta. El consejero quiso dejar claro el papel que, según él, debe ocupar la OJA : "no es una institución artística, sino un programa de transición entre la etapa académica y profesional, vamos a ayudar a los músicos a madurar, a conocer a maestros consolidados y con experiencia y a conocer otras maneras de dirigir", explicó. Plata insiste en que la iniciativa se mantendrá aunque "ha sufrido recortes necesarios como -comparó- lo están haciendo todas las instituciones y cualquier persona en la economía de su casa cuando tiene menos ingresos". Estos "ajustes" no tienen "nada que ver" con la Orquesta de la Fundación Barenboim-Said, explicó Plata, "que es un programa que lleva la Consejería de Presidencia y es una iniciativa de cooperación internacional".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios