Fila siete

Piso franco

Multicines La Dehesa Islantilla, CineBox Aqualon Puerto Huelva y El Condado Cinemas 7.- T.O.: 'Safe house'.- Producción: Estados Unidos, 2012.- Duración: 116 minutos.- Dirección: Daniel Espinosa.- Guión: David Guggenheim.- Fotografía: Oliver Wood.- Música: Ramin Djawadi.- Montaje: Richard Pearson.- Intérpretes: Denzel Washington, Ryan Reynolds, Brendan Gleeson, Robert Patrick, Sam Shepard, Liam Cunningham, Vera Farmiga, Rubén Blades

He titulado la crítica Piso franco, porque ese es el título original de la película. Por cierto es la primera realizada en Estados Unidos por Daniel Espinosa, un director sueco de origen chileno nacido en Estocolmo. Hijo de padres exiliados en Suecia, estudió cine en Dinamarca, y destacaba hace dos años con la película Dinero fácil (2010), en la que ya apuntaba el estilo que ahora podemos comprobar en El invitado. Ésta nos presenta un thriller, una intriga policial protagonizada por Denzel Washington y Ryan Reynolds, dotada de un trepidante tono narrativo de creciente interés e incertidumbre para los espectadores.

La historia nos lleva a la Ciudad del Cabo donde el agente de la CIA, Matt Weston, encarnado por Ryan Reynolds, espera una oportunidad para demostrar el valor de sus méritos. Tobin Frost, que interpreta Denzel Washington, desaparecido hace largo tiempo y perseguidito por la organización, llega a la ciudad sudafricana. Ha sido uno de los agentes más prestigiosos que encubrió la agencia para sus más comprometidas misiones y ahora se dedica a la venta de secretos militares. Acosado a su vez por un grupo que intenta matarlo, a disposición de sus mandos, irrumpe junto a sus vigilantes y torturadores en el piso franco de Weston para ser interrogado. No tardan en aparecer de nuevo los mercenarios que arrasan el piso y lo siembran de cadáveres. Weston y Frost consiguen escapar pero ahora tendrán que descubrir quien ha enviado a los asaltantes.

Denzel Washington, que tan bien se desenvuelve en el intenso dramatismo de algunas películas, últimamente frecuenta más argumentos de acción como en este caso. En su factura el director, Daniel Espinosa, nos recuerda el estilo admirable en el género de John Frankenheimer, si bien el realizador rememora con especial afecto la escena del robo del banco en la película Heat (1995), de Michael Mann, otro de los clásicos en esta materia. Coincide entonces Espinosa con esa tendencia a la acción pero advirtiendo en sus contenidos una cierta conciencia social y de denuncia.

Otro de los valores decisivos de El invitado es el enfrentamiento interpretativo entre estos dos destacados protagonistas Denzel Washington y Ryan Reynolds. Daniel Espinosa, que parece seguir la copiosa tradición de los directores independientes europeos que se afincan con prometedores méritos en Estados Unidos, saca buen partido de este duelo actoral. Sale también airoso en la visualización de esas secuencias urbanas cuya dinámica violenta y a veces cruel nos muestra la realidad de la vida cotidiana.

Abundan las espectaculares secuencias de aglomeraciones urbanas, especial y espectacularmente en el curso del Campeonato Mundial de Fútbol que se celebró en Sudáfrica, de persecuciones automovilísticas de vertiginosa acción y otros pasajes vibrantes que ponen emoción en un relato que, prácticamente, no da tregua al espectador amante de este tipo de películas y al público en general.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios