"Pensé si merecía la pena seguir cantando"

Comenzó a cantar con ocho añitos y a los catorce conoció al que, con el tiempo, se convertiría en su marido. Juntos forman un matrimonio feliz. No te olvido, su nuevo disco, supone un paso más en la carrera de esta joven que, como colaboraciones de lujo, cuenta entre estas canciones con una composición de José Luis Figuereo El Barrio. La cantante se muestra cercana para los lectores de este periódico.

-¿Qué diría Marta Quintero de sí misma?

-¡Uff! Es una pregunta difícil, ¿eh? (Piensa). Pibe Amador ha hablado siempre de voces blancas y voces negras en la copla. A las primeras pertenecerían Pasión Vega y Diana Navarro, por ejemplo, y a las segundas, Pastora Soler y yo. Tal vez sea porque sonemos con más fuerza, más garra, más temperamentoý Para mí, lo más importante es la interpretación. Si un artista no me emociona, algo le falta.

-¿Tiene muchas ilusiones puestas en No te olvido?

-Muchísimas. El cambio de estilo ha sido importante porque, aunque me guste la canción española -que es lo que hacía hasta ahora-, no tenía definición. Aquí, sin dejar mis raíces, he tomado otro rumbo. En directo sé defender bien estos temas y pienso seguir en esta línea.

-¿Alguna vez, en este tiempo que lleva al pie del cañón, pensó tirar la toalla?

-Sí. Ha habido momentos de mi carrera, sobre todo en la etapa de OT, en los que me cuestioné si merecía la pena seguir. No me daban mi lugar. Estaba más desilusionada pero, gracias a Dios, vuelvo a estar contenta.

-¿Su marido es cómplice?

-Me apoya en todo. Lo conocí siendo una niña y le advertí que me quería dedicar a esto (y de eso hace ya casi doce años). No es celoso.

-¿A qué estaría dispuesta a renunciar por pisar los escenarios?

-Hasta ahora no he tenido que hacerlo. Aspiro a ser feliz. Estoy retrasando un poquito la maternidad por la música.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios