Paul Naschy apuesta por las "historias bien contadas" fuera de subvenciones

  • El actor inaugura el 46 Curso de Cinematografía de la Universidad de Valladolid

El actor, director y guionista español Paul Naschy, que esta mañana ha inaugurado el 46 Curso de Cinematografía de la Universidad de Valladolid, ha asegurado que las subvenciones "limitan la creación" y apostado por las historias "bien contadas" como garantía de éxito y perdurabilidad.

A sus 74 años de edad, 43 de ellos dedicados al cine con más de 150 filmes en sus diferentes facetas, Naschy se ha definido como un "fanático" de la cultura popular y ha explicado que el "secreto" de la longevidad de sus películas radica en la parte argumental, donde ha situado la principal diferencia entre el cine antiguo y el moderno. "Creo que ahora se abusa mucho de los efectos especiales. Desde el punto de vista argumental eran mejores aquellas películas, tenían más magia, más encanto y técnicamente eran mejores", ha explicado Naschy a los periodistas acerca del cine de terror o "fantástico", como ha denominado el género por el que básicamente es conocido.

En general, "no han mejorado en absoluto, incluso han empeorado, pero siguen funcionando", ha añadido antes de recordar cómo la "defensa" que tenían quienes como él se dedicaban en los años sesenta a esa temática "eran los argumentos", convencido de que "una buena historia bien contada siempre perdura".

En su caso, ha insistido, nunca se propuso "imitar a los americanos" y sí buscar relatos interesantes "porque esos no envejecen si están bien hechos".

Nacido en Madrid en 1934, Jacinto Molina Álvarez, que así se llama en realidad Paul Naschy, debutó en 1968 como actor en la gran pantalla con La marca del hombre lobo, de Enrique López Eguiluz, un papel que encarnó en numerosas ocasiones y por el que principalmente es conocido este intérprete, guionista y realizador.

El género de terror le abrió las puertas del extranjero, "algo muy difícil en mi época, porque era impensable saltar las fronteras, y además resultaba insólito un cine fantástico español", ha rememorado Naschy, que protagonizó un coloquio tras la proyección de El carnaval de las bestias (1980), dirigida por él.

Será el primer filme del ciclo que ha dedicado al género del terror el 46 Curso de Cinematografía de la Universidad de Valladolid, el más antiguo de España en su género, inaugurado ayer y que hasta el 28 de agosto proyectará otros sobre la mujer e inmigración y directores de fotografía españoles.

Naschy, con cerca de ochenta largometrajes en su haber centrados en el terror, ha considerado que pese a la tradicional resistencia en España a promocionar el cine de género, "poco a poco se van abriendo brechas, cada vez más fuertes", y ha puesto como ejemplo su presencia en un foro universitario como el de Valladolid.

Ha anunciado que a pesar de su edad seguirá trabajando "mientras el cuerpo aguante", ha desvelado la existencia de varios proyectos cinematográficos, entre ellos uno dedicado a figuras mitológicas, y ha anunciado la publicación, por vez primera en su caso, de una novela gráfica.

En perspectiva tiene también el rodaje de La memoria perdida, un documental sobre un cineasta que "se busca a sí mismo", según ha explicado. "Llevo 43 años en esta profesión y sigo haciendo cine, aunque mayoritariamente con capital extranjero. Nunca, excepto en tres casos, he trabajado con subvenciones, y si haces un producto que interesa, lo vendes", ha concluido como recomendación a los alumnos del Curso de Cinematografía.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios