Paco Gómez y la composición musical como arte

Comentarios 7

Comenzó a estudiar piano a los 7 años en Casablanca, Marruecos, pero no es hasta los 14 años cuando una vez en Huelva, se trasladaba hasta Sevilla para ir a su Conservatorio. Aun así, siempre ha considerado que donde realmente se formó y estudió en serio fue cuando entró en contacto con la música popular de la mano de músicos y grupos de Huelva. Con estos últimos también fueron los comienzos a nivel interpretativo: primero con el grupo Karpa y más tarde formando Café Central junto a Álvaro Girón, Antonio Coronel y Antonio Mesa, entre otros. Jugaban con el rock, el pop, luego las fusiones, el jazz, pero siempre de forma autodidacta.

En esa época no había ni libros ni escuelas. También en ese momento iba acompañando a artistas onubenses como Blanca Villa, Teresa Real, Requiebros y Marismeños. Es con estos últimos con quienes viaja a Madrid, donde sigue estudiando y termina asentándose, aunque siempre ha intentado mantener un nexo de unión con Andalucía.

El currículo de Paco Gómez es realmente impresionante. Como pianista ha participado de diversas formaciones o acompañando a artistas como Marismeños, Silvia Pantoja, Rafael del Estad, Romero San Juan, Lolita Flores, Manuel Orta, Carlos Cano, Raphael, Pekenikes, María Vidal, Big Band All Stars, Manolo Escobar, Mikel Herzog, Isabel Pantoja, Juan Valderrama, y un largo etcétera. Como compositor ha realizado trabajos para televisión y cine, siendo autor de Jingles y ambientaciones musicales para numerosas campañas publicitarias para firmas como Bankinter, Codorniú, El Pozo, Fanta, Fairy, Fénix Seguros, Flex, Fiat, Génesis Seguros, Iberia, Ikea, JB, McDonald's, Mahou, Malibú, Mapfre, Play Station, Saimaza, Sanitas, Signal, entre otros.

En cuestión de arreglos, dirección y producción musical ha estado presente en series como El grupo de Tele 5, Jacinto Durante de TVE, ha creado sintonías para los programas tras, tres, tris, Sabor a ti o AR de Antena 3 TV, y ha sido productor de ambientaciones musicales para ASTRO TV de La Sexta. Pero uno de sus grandes logros ha sido como orquestador de la banda sonora de la película Valentín, siendo nominado a los Premio Goya de la Academia de Cine español. Ha grabado como pianista o teclista multitud de discos de infinidad de artistas, bandas sonoras, programas de televisión y series, participando en algunas como arreglista y productor. En el ámbito de la enseñanza imparte clases de composición y arreglos en la Escuela de Música Creativa de Madrid, una prestigiosa entidad orientada hacia la música moderna y el jazz en particular.

En la actualidad sigue con sus labores profesionales como compositor tanto el campo audiovisual, como en la enseñanza o en el discográfico, aunque este último flojea un poco desde hace tiempo. Como pianista desarrolla algunas actuaciones en el campo del jazz en trío junto a Santi y Chema Abascal, entre otras formaciones. Como trabajo personal, nunca dejó de componer y hace tiempo que intenta reunir en un proyecto discográfico una serie de obras donde tienen cabida el jazz moderno, el flamenco y la música contemporánea en general.

Piensa que estamos siendo bombardeados en todos los frentes. Para Gómez, se hace mucha música y muy diversa. Hay de todo, desde muy buena hasta aquella de usar y tirar. También se tiene acceso a mucha música gracias a internet. Las nuevas tecnologías facilitan el trabajo a los músicos, aunque en manos inadecuadas y oídos poco formados, hacen mucho daño, considera. En cuanto a lo que es la música pura como arte, afirma que esta siempre se abrirá paso a pesar de los inconvenientes, de las crisis, de la industria discográfica, de las tecnologías y de las modas.

Viene a menudo a Huelva, aunque no tanto como quisiera, pero lleva años apartado de la actividad cultural de la provincia. Aun así, tiene noticias por los compañeros de profesión y amigos muy allegados que conserva por aquí. Ha podido comprobar cómo el nivel de los músicos ha subido mucho, comparado con lo que había cuando él y los de su generación empezaban. Cree que el mayor tesoro de Huelva son sus incomparables parajes naturales, de los que ha disfrutado y espera seguir disfrutando.

Considera que el verdadero arte se abrirá camino contra viento y marea; eso es imparable. Pero incide en que existe una falta de valoración, en general, de la sociedad para con los músicos. No se conocen o no se valoran las horas de trabajo, los años de estudio que no terminan nunca, etc. Por otra parte, se relaciona mucho a los músicos con el mundo de la farándula o del artisteo, siendo una vida en cierto modo desordenada. Y nada más lejos de la realidad; la inmensa mayoría de los músicos profesionales son artistas que trabajan duro, estudian, pagan sus hipotecas y sacan adelante a sus familias, destaca.

Pero, en cuanto a la opinión de la sociedad en general, no se la recrimina, pues gran parte de lo que se oye es producto de la industria musical. Esta no atiende a razones o al sentido de arte, sino solo a las cifras y negocios. Y lo que es peor, el negocio de la música no está en manos de músicos. La solución cree que vendrá poco a poco de la mano de la cultura. Por otra parte, la crisis de la industria discográfica va a dar lugar a que se busquen y se encuentren nuevas salidas, además de nuevas propuestas. En este sentido va a ser beneficiosa para la música entendida como arte.

Y añade: La cultura de una sociedad es la consecuencia de todos los demás componentes de la misma. Sobre todo, los condicionantes económicos y políticos que son los que en definitiva deciden el rumbo que toma la sociedad. Estos son los que dominan los medios de comunicación, reflejo de la sociedad, y el acceso a la educación. Una sociedad más justa es una sociedad más culta y viceversa. En el terreno musical pasa por la educación a todos los niveles: mejora de los planes de estudios de los conservatorios, incorporación de las músicas populares a los mismos, más escuelas de música subvencionadas, buenas programaciones de radio y televisión.

No suele hacer demasiados planes, aunque piensa en seguir trabajando y disfrutando de la profesión en todos los campos: composición, arreglos, conciertos y enseñanza. Para acabar, confiesa que le gustaría tener más contacto profesional con Andalucía en general y Huelva en particular, para poder pasar más tiempo en esta maravillosa tierra, incluso volver a establecerse de nuevo en Huelva o en sus alrededores.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios