Muti y la Filarmónica de Viena reciben con delicadeza y alegría 2018

Al ritmo de valses y polkas de los Strauss, bajo la batuta del veterano director italiano Riccardo Muti, la Orquesta Filarmónica de Viena dio ayer una alegre y a su vez delicada bienvenida al año 2018.

El público de la Sala Dorada del Musikverein de Viena presenció un Concierto de Año Nuevo, el 78 desde su estreno en 1939, con siete piezas inéditas, entre ellas, obras conocidas como el Galop de Guillermo Tell, de Johann Strauss padre.

El programa destacó por su optimismo y ritmo alegre, como lo reflejaron algunas polkas rápidas y despreocupadas como la marcha inicial de la opereta El Barón Gitano o la polka Leichtes Blut (Sangre liviana), ambas de Johann Strauss hijo.

Muti, nacido en Napolés en 1941, dirigió ayer por quinta vez este tradicional concierto, después de hacerlo los años 1993, 1997, 2000 y 2004.

El maestro, todo un ídolo en Viena, cuenta con una larga relación de casi medio siglo con los filarmónicos de Viena.

"La música de los Strauss es la música de grandes maestros. Es importante que le demos al mundo los mejores deseos a través de la música", declaró Muti hace unos días en Viena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios