El Museo Reina Sofía mira a los años 30 a la luz del 'Guernica'

  • La exposición que se inaugura hoy reúne más de 400 piezas de la época, en su mayor parte nunca exhibidas en España, y celebra el 75 aniversario del gran hito de Picasso

Con la exposición Encuentros con los años 30, el Museo Reina Sofía pretende propiciar un encuentro entre el visitante y la historia y sacar a la luz lo que estaban haciendo los artistas en una década convulsa, clave para entender los años que vivimos. La muestra, que inaugura hoy la reina Sofía, es para el museo una de las más importantes de la temporada y con ella se suma a la celebración del 75 aniversario de la realización del Guernica (1937) por parte de Picasso.

Esta importancia se puede apreciar en los más de 2.000 metros cuadrados de una exposición formada por más de cuatrocientas piezas, muchas de las cuales proceden de las más importantes instituciones y colecciones de todo el mundo. Además, el 75% de estas obras no se han exhibido nunca antes en España, como la pintura de Antonio Berni New Chicago Athletic Club (1937) y la pieza Combat des princes saturniens II, de Wolfgang Paalen.

La exposición, en cuya organización ha colaborado Acción Cultural Española, pretende redefinir los parámetros conceptuales e históricos de un período fundamental del siglo XX, clave para entender los años en que vivimos; un período de conflicto, no suficientemente estudiado, un momento en el que el arte y el poder se enfrentan y se apoyan. "En una visión restrictiva se ha pensado en los años 30 como un periodo menor, en momento ecléctico donde el arte era meramente instrumental", comentó ayer durante la presentación Manuel Borja-Villel, director del museo. En su opinión, los 30 fueron de una intensidad enorme, de gran creatividad y de gran importancia para el Reina Sofía, ya que la base de su colección se asienta en esta época. "Los artistas de vanguardia entran en conflicto con sus propios fantasmas y buscan soluciones a partir de la abstracción, el surrealismo y el realismo", en opinión del director.

Además, los artistas incorporaron la fotografía y el cine de modo absoluto "y desarrollaron un lenguaje altamente original". Con piezas extraordinarias, es un momento "en que el arte español tiene gran parecido con el internacional". Estos puntos se reflejan "de manera muy clara" en las salas de exposiciones temporales del museo de la primera planta, mientras que en la segunda, que alberga parte de la colección permanente del Reina Sofía, se ha montado en torno al Guernica un discurso que trata sobre el arte plural de la República y de la Guerra Civil, partiendo de la influencia de Goya.

La comisaria general de la exposición, Jordana Mendelson, trató de expresar "ideas muy complejas" de una forma clara y hacerlo a través de diferentes "encuentros". "Los encuentros entre los artistas han sido en casos el motor de la creación. Estos encuentros se producen a nivel del artista con la modelo; entre el individuo y el grupo o los encuentros entre los diferentes estilos que se agrupan". Entrar en estos encuentros, según la comisaria, es muy importante "por su implicación en la esfera pública el del artista y el pueblo". Por ello, la exposición presta atención especial al cartel y a las exposiciones internacionales, "espectáculos propagandísticos en los que los artistas intentaban implicarse".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios