Cine

Muere el guionista Rafael Azcona

  • El escritor, autor de los guiones de clásicos como 'El pisito', 'Plácido', 'El verdugo' o la oscarizada 'Belle Epoque', ha fallecido a los 81 años.

Comentarios 3

Azcona murió este lunes en Madrid a los 81 años víctima de un cáncer de pulmón, y sus restos han sido incinerados este martes en la más estricta intimidad. Según ha explicado su viuda, Susi, Azcona, falleció a las 07:00 del lunes. El director de cine padecía desde hacía algún tiempo un cáncer de pulmón.

La viuda de Azcona, muy emocionada, ha expresado su "inmensa gratitud" a todos cuantos admiraban al guionista.

La incineración ha tenido lugar a primera hora de la tarde en el Cementerio de La Paz, en la localidad madrileña de Alcobendas. Antes de la cremación, a la que ha asistido un reducido grupo de familiares, se ha celebrado una despedida civil en lugar de un acto religioso.

Rafael Azcona Fernández fue probablemente el mejor guionista del cine español. De su pluma surgieron casi un centenar de guiones que elevaron considerablemente la categoría de la cinematografía española y entre las que se incluyen títulos como El verdugo, La escopeta nacional o Belle epoque.

Víctor Erice, Carlos Saura, Fernando Trueba, José Luis García Sánchez o José Luis Cuerda son sólo algunos de los realizadores españoles que trabajaron codo con codo con Azcona, cuya obra adquirió popularidad enseguida y llevó a la pantalla a actores como Pepe Isbert o José Luis López Vázquez, entre otros.

Fue López Vázquez el que protagonizó El pisito en 1958, película dirigida por Marco Ferreri y protagonizada también por Mari Carrillo y Maria Luisa Ponte, y para la que Azcona escribió sus primeros diálogos cinematográficos.

Su trayectoria humana y profesional partió de la España en blanco y negro de posguerra, y las tantísimas películas sacadas de sus ideas obtuvieron galardones en los festivales internacionales, arrancando aplausos, mientras él se mantenía en un segundo plano, sin conceder entrevistas, ni aceptar los honores que todos le reconocían, porque no le gustaba la vida pública, de ahí que su muerte no se diera a conocer hasta pasadas ya varias horas.

Nació el 24 de octubre de 1926 en Logroño, capital riojana que inspiraría sus primeros escritos y dibujos, aparte de un naciente entusiasmo por el cine al que, sin embargo, llegó a su vida por azar.

En 1951 se estableció en Madrid donde, como él mismo ha dicho, empezó a "escribir cosas divertidas sobre cosas tristes" y fue colaborador asiduo de publicaciones como la revista irónico-humorística La Codorniz.

Es autor de varias novelas (Los muertos no se tocan, nene; Los europeos; Pobre, paralítico y muerto o Los ilusos), pero descubrió que era más "fácil" escribir guiones que novelas, según afirmaciones propias, así que se embarcó en la nave de celuloide.

Tras El pisito, su siguiente guión fue para El cochecito (1960), de nuevo con Ferreri y con un reparto encabezado por Pepe Isbert. Para Ferreri hizo otros como Ape Regina, Se acabó el negocio, Contrasexo, Marcha nupcial, La audiencia o La comilona.

De su colaboración, iniciada en 1960, con Luis García Berlanga son los guiones inolvidables de Plácido (1961), Las cuatro verdades (1962), El verdugo (1963), Las pirañas (1967), Vivan los novios (1970), La escopeta nacional (1978) Patrimonio Nacional (1980) y Nacional III (1982).

También trabajó con otros realizadores: Carlos Saura (Pippermint Frappé, La madriguera, La prima Angélica y Ay, Carmela), José María Forqué (El monumento y El ojo del huracán), Víctor Erice (Los desafíos), José Luis García Sánchez (Pasodoble y Tirano Banderas), José Luis Cuerda (El bosque animado y La lengua de las mariposas), Alberto Latuada (El poder de la mafia), Luigi Polidoro (Una esposa americana" y Huracán) y Fernando Trueba (El año de las luces y Belle epoque).

De su labor con José Luis García Sánchez resultó la serie Suspiros de España y Portugal (1995), Siempre hay un camino a la derecha (1997) y Adiós con el corazón (1999); esta última supuso el regreso al cine de Aurora Bautista.

Ha recibido seis premios Goya: al Mejor Guión Original en 1987 por El bosque animado (José Luis Cuerda), al Guión Adaptado en 1990 por Ay, Carmela (Carlos Saura), al Guión Original 1992 por Belle epoque (Fernando Trueba), al Guión Adaptado en 1993 por Tirano banderas (José Luis García Sánchez), un Goya Honorífico en 1997 y al Guión Adaptado en 1999 por La lengua de las mariposas (José Luis Cuerda).

A todo ello se suman los Premios al argumento original y guión del Círculo de Escritores Cinematográficos (1963) por El verdugo, al guión del Círculo de Escritores Cinematográficos (1969) por Los desafíos, Premio Nacional de Cinematografía (1982), Premio Ennio Flaiano de Italia (1983), Premio Europa Cine de Italia y mejor guión de Midi-Pyrennes (1997) por Tranvía a la Malvarrosa.

También ha recibido el Premio Max de Artes Escénicas al autor teatral en castellano (2001) por la adaptación de El verdugo (que tuvo seis galardones más), Premio Internacional Fundación Cristóbal Gabarrón de Artes Escénicas (2006) y Premio Ricardo Franco del Festival de Cine Español de Málaga (2006).

Rafael Azcona también fue un enamorado de la escena. Destaca la versión que, con motivo de la Exposición Universal de Sevilla (1992), hizo del Quijote para el director italiano Maurizio Scaparro, con quien preparó la película Cadaqués 27, basada en la España de los años 20 y personajes como Lorca o Dalí, y posteriormente repitió en una adaptación televisiva de la novela de Marguerite Yourcenar Memorias de Adriano.

En 1996 fue homenajeado en su tierra natal por diversos cineastas y amigos, en un ciclo con el patrocinio de Fundación Caja Rioja e Instituto de Estudios Riojanos. Este segundo organismo publicó un libro sobre el célebre guionista (1997), que reunió a colaboradores suyos como Berlanga, López Vázquez, Saura y Pedro Almodóvar, entre otros.

En 1999 publicó el libro Estrafalario, que reúne tres de sus trabajos (El pisito, El cochecito y Los muertos no se tocan, nene), y en 2007 vio la luz La paella, un guión de los años 80 elaborado para una serie de televisión que nunca se emitió.

Su último trabajo ha sido la adaptación de la novela de Alberto Méndez Los girasoles ciegos, el nuevo proyecto de Cuerda, aún en fase de posproducción.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios