Morante cae herido grave en San Sebastián de los Reyes

  • El sevillano estoqueó al toro que le hirió y le cortó una oreja · Finito de Córdoba y Manzanares se marcharon de vacío

GANADERÍA: Toros de El Torreón, desiguales de presentación y deslucidos en conjunto, salvo el manejable cuarto. TOREROS: Juan Serrano 'Finito de Córdoba', pitos, silencio y silencio en el que mató por Morante de la Puebla. José Antonio 'Morante de la Puebla', oreja en el único que estoqueó, que le hirió. José María Manzanares, silencio en ambos. Incidencias: Plaza de toros de San Sebastián de los Reyes. Segunda de feria. Algo más de dos tercios de entrada. Morante fue atendido de "Herida en región interna del tercio inferior del muslo izquierdo, con una trayectoria ascendente de unos 14-16 cm, que respeta el paquete vásculo-nervioso, que contusiona en toda la trayectoria. Se procede a la limpieza, sutura por planos y drenaje. Pronóstico Grave. Fdo: Dr. Gálvez Domínguez".

El diestro sevillano Morante de la Puebla resultó herido de gravedad durante la faena de muleta al segundo toro de El Torreón en la segunda de la Feria de San Sebastián de los Reyes, pasando a la enfermería por su propio pie el torero, tras pasaportarlo de una buena estocada y cortar la única oreja de un festejo condicionado por la infumable corrida de El Torreón.

Morante, que se había comprometido de principio con ese toro, mostró muy buena disposición desde que se abrió de capote y aguantó las dudas iniciales del toro. Quitó a la verónica, de nuevo meritorio y muy firme el torero pese a vencerse el toro.

Comenzó la faena con estéticos ayudados por alto rematados con una trincherilla de cartel de toros. Tras ligar series en redondo reveladoras de la buena faena que se auguraba, fue coger la izquierda y sobrevenir el percance. Una voltereta en la que al caer pareció lastimarse al diestro que se quejaba de la rodilla. Tras reponerse, volvió al toro para enterrar una buena estocada y recibir una oreja que paseó la cuadrilla.

Finito de Córdoba, con un primer manso que embistió al paso, no se complicó y cortó pronto antes de dar un sainete con la estada. El cuarto, a la postre el mejor toro de la deslucida corrida envíada por César Rincón, se encajó con el capote saliendo alguna verónica buena aunque sin terminar de asentar la planta en el recibo. Con la muleta planteó una faena basada en la mano diestra a un toro con movilidad aunque sin mucha clase con el que Juan Serrano ligó tandas donde compuso con estética y empaque. Por el izquierdo, el toro fue lo contrario y no permitió nada a Finito. Mal de nuevo con la espada. El sexto que estoqueó por Morante, soso y parado, no enderezó una tarde que empezó torcida con el percance del sevillano.

El alicantino José María Manzanares saludó con gusto y temple a la verónica al tercero aunque con la muleta apenas tuvo opción con un manso rajado y desrazado pese a la porfía y la voluntad en balde del diestro. Con el quinto se repitió la historia ante un toro sin clase que estrelló la buena disposición de Manzanares. También marró a espadas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios