Millás logra el Premio Nacional de Narrativa por su novela 'El mundo'

  • El libro, en el que el autor vuelca recuerdos de su infancia, ganó el Planeta del año pasado · El escritor asegura "haber puesto el acento sobre lo fabuloso de lo cotidiano" en el relato de "un pasado doloroso"

El periodista y escritor Juan José Millas, galardonado ayer con el Premio Nacional de Narrativa 2008 por su novela El mundo, que también obtuvo el Premio Planeta 2007, asegura que hay novelas "que nacen con gracia" pero "quiero suponer que esta novela está bien desde el punto de vista literario; aquí se incluye la belleza formal, y la pertinencia de los contenidos", explicó el autor tras conocer la noticia del premio.

Contento y sorprendido -Millás reconoció que no sabía que se fallaba ayer el Premio Nacional de Narrativa, ni que estaba entre los finalistas-, el autor y periodista consideró este galardón un "regalo espléndido en un lunes por la mañana". "Teniendo en cuenta el jurado, con representantes de distintas instituciones, la universidad, academias o suplementos literarios, es un jurado intachable y merece todo el respeto", declaró.

El mundo es una novela de corte autobiográfico o como el propio Millás señala una "biografía novelada", que rescata los recuerdos del autor de su adolescencia y juventud, marcada por su traslado desde Valencia, que consideraba "un paraíso", a Madrid, "un destierro mesetario".

"Con un material autobiográfico puedes hacer una basura o puedes hacer una cosa bella, pero quiero suponer que he hecho una cosa que está bien o al menos pasable", alegó este escritor y periodista, colaborador habitual del diario El País y autor de las novelas El desorden de tu nombre, Visión del ahogado, El jardín vacío o La soledad era esto, entre otras.

"Fue una infancia dolorosa pero sobre todo he puesto el acento en lo fabuloso de lo cotidiano", asegura Millás, quien con El mundo ha conseguido crear un híbrido entre la confesión y las memorias en donde el autor no muestra aspectos de orden costumbristas, sino "cómo un niño percibe el mundo ajeno y extraño", aseguró.

El escritor construye su historia en una calle madrileña que es "una metáfora del mundo". Con los años, el autor aprendió que la escritura era como el bisturí de su padre, que "cicatrizaba las heridas en el instante de abrirlas".

"Siempre he estado muy seguro de esta novela", confesó Millas, quien aclaró que un autor no siempre "está seguro de lo que escribe". Por eso dejó "dormir" en un cajón esta novela durante dos años, para comprobar su valía y vigencia. "Cuando la volví a leer como si fuera de otro, comprendí que siempre había estado muy seguro de ella", recalcó.

Al escritor le atrae la infancia porque a los niños "no les da vergüenza mostrar su extrañeza" y asegura que cualquier lector que coja esta novela sabrá si le atrae "al leer las tres primeras líneas". "Yo creo que este libro lo tienen que leer aquellos lectores a quienes está destinado", indicó.

Millás está a punto de embarcarse para la promoción de su próxima obra, un libro de cuentos, pero advirtió que no abandonará el periodismo, que le produce una "gratificación inmediata".

El Premio Nacional de Narrativa que concede el Ministerio de Cultura está dotado con 20.000 euros y tiene como finalidad distinguir la mejor novela publicada, en este caso en 2007, tanto en castellano como en cualquiera de las otras lenguas cooficiales del Estado español.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios