María Galiana y Rosario Pardo ponen a prueba su vis cómica en 'Fugadas'

  • El Lope de Vega acoge esta noche el estreno absoluto del nuevo montaje de la directora de 'El método Grönholm' · Es la historia "surrealista" de dos mujeres que huyen de una vida que ya no soportan l Fugadas. Del 5 al 8 de marzo. Teatro Lope de Vega. A las 21:00 y domingo a las 20:00. De 21 a 4 euros.

Dos mujeres se conocen en el arcén de una carretera nacional a las tres de la mañana mientras hacen autoestop. Son dos mujeres que quieren escaparse de una forma de vida que ya no soportan. No adolescentes en busca de experiencias al límite. Una es una anciana caradura que acaba de escapar de un geriátrico. La otra es un ama de casa reprimida que huye del tedio y el sacrificio de una vida familiar. Así arranca Fugadas, la comedia dirigida por Tamzin Townsend que protagonizan María Galiana y Rosario Pardo en el papel de "dos mujeres muy diferentes que emprenden un viaje divertido y entrañable".

El estreno absoluto de este montaje impone cuando se hace sobre la tablas de "un teatro que sentimos como nuestra propia casa", dice Rosario Pardo. "Presento la obra con mucha seguridad -declara Tamzin- pero hay nervios. Por eso cuando haces comedia necesitas tanto al público, para que reaccione y transmita el calor de un teatro lleno". Después de su pase en Sevilla, la obra hará temporada en Madrid a partir del 26 de marzo hasta junio y, posteriormente, empezará una gira que le llevará por Málaga, Córdoba y Almería, entre otras ciudades.

Fugadas "es la primera road-comedia, como una road movie pero en teatro", explicó la directora británica durante la presentación de la obra. "Una road movie al estilo Thelma y Louise, sí, pero sin Brad Pitt", bromeó Rosario Pardo, el "payaso blanco" de esta comedia. El "payaso negro" es Galiana como Carmen "una vieja decidida y segura de sí misma" y que descubrirá en Marga (Rosario Pardo), esa mujer "inocente", a "una compañera de vida". "Yo siempre he hecho lo que he querido. Fumo, canto, bailo y he tenido novios y amantes", dice Galiana sobre su personaje. En esta huida "recupero la libertad y ella la estrena", resume la actriz sevillana, que explora en Fugadas su vis cómica. "Soy una andaluza seria, la negación de la pandereta, y además, siempre me han dado papeles de sufridora", dice al grupo de periodistas, incapaz todavía de quitarse de la cabeza a la abnegada abuela de Cuentáme o a la sufrida madre de la película Solas, su papel revelación. Esta incursión en la comedia en una obra que califica de "arriesgada" ha sido una "vuelta al patio del colegio", declara María que no oculta que meterse en el papel de esta "viva la virgen" le ha costado "mucho". Rosario Pardo, sin embargo, se encuentra como pez en el agua: "He disfrutado mucho porque soy muy payasa".

En este viaje que ambas emprenden, la música y la escenografía son dos elementos fundamentales para mantener el tono cómico que se apoya en "un juego escénico completísimo". Para imprimir el ritmo "rápido" y la ambientación "surrealista", Townsend ha apostado por la presencia de elementos audiovisuales en escena, combinando una gran pantalla que domina todo el escenario con elementos sencillos como arbustos, una reja, un puente o una vaca de cartón para contextualizar cada una de las nueve escenas. Se consigue así una estética de cómic que "roza lo ridículo", adelanta la directora sobre el resultado final de una obra teatral en la que María Galiana y Rosario Pardo medirán su capacidad para hacer reír.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios