Manuel Sánchez Tello recibe el homenaje de la Universidad

  • El poeta ofreció un recital en el que destacaron especialmente sus sonetos · El Instituto La Rábida, donde ha sido profesor, se unió al reconocimiento

El poeta onubense Manuel Sánchez Tello recibió ayer el reconocimiento de la Universidad de Huelva en un acto que se desarrolló dentro de la Semana Cultural del Aula de la Experiencia.

Sánchez Tello dijo que a sus 78 años es una inmensa alegría poder recibir este reconocimiento que viene a coincidir con la aprobación de la Academia Iberoamericana de La Rábida, de la que es miembro fundador. Se sentía contento porque entendía que estaba arropado por los amigos, "porque yo le tengo un especial culto a la amistad, no traicionaría nunca a un amigo". Pero reconocía también sentirse "anonadado", se encontraba como "un niño con zapatos nuevos", porque reconoce que ha sido una persona que ha trabajado por la Cultura de esta ciudad, "sin esperar nada a cambio, sin hacer una labor tampoco trascendente, por eso creo que este homenaje es más por cariño que por mis méritos". Aunque Manuel Sánchez Tello se sentía humilde no hay que dejar de reseñar sus capacidades literarias, demostrada en numerosas publicaciones y su pertenencia a tertulias literarias de nuestra ciudad. Fruto de su constante trabajo es la Historia de la poesía en Huelva, que realizó con José Baena Rojas.

Tras unas breves palabras, se procedió al recital de Manuel Sánchez Tello, con algunos sonetos, que dice que sigue escribiendo casi por obligación y es que siempre le dedica uno a sus amigos en la edad de su jubilación.

En esta ocasión leyó dos sonetos dedicados a Eduardo J. García Fernández y a José María Roldán. Un poema más extenso se lo dedicó a su amigo José Manuel de Lara, Endecasílabo de otoño, que habla del alma abierta, de la naturaleza, el amor y de la vida. También recitó Elegía para un día de epifanía, donde habla del hombre.

Sánchez Tello reconocía que "la poesía se lee poco y se compra poco". Se mostró crítico con aquellas vanguardias que llegan y no hacen poesía. Insistió en que hay que volver a leer a los grandes poetas de Huelva que "lamentablemente están olvidados" y así nombró a Jesús Arsencio, Diego Figueroa, Rafael Manzano o Antonio de Salas Dabrio. "No podemos olvidarnos de ellos, de que esta es una tierra de poetas, lo mismo que lo es de pintores y yo me siento muy contento cada vez que sale un poeta nuevo". Pero a renglón seguido destaca que "siempre he dicho que es necesario preocuparse por una completa formación, de los recursos literarios, no se puede hacer una cosa anodina; la puedo respetar, pero está falta de personalidad, de sensibilidad".

El acto estuvo presidido por el rector de la Universidad de Huelva, Francisco J. Martínez, que asistió con la vicerrectora de Formación Permanente e Innovación, Carmen Fonseca, y la directora del Aula de la Experiencia, Joaquina Castillo, que inauguraron la semana cultural.

Antonio Daniel García Rojas, ofreció la conferencia inaugural Amores y desamores de mi vida. A la que le siguió el homenaje a Sánchez Tello al que se sumó el instituto La Rábida, de donde ha sido profesor Manuel Sánchez Tello, recibiendo el reconocimiento a través de su directora, Luisa Palma.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios