Lucía Bosé recibe en el Festival de Panamá su primer homenaje

  • La actriz italiana fue reconocida por una carrera de seis décadas con grandes directores

La actriz italiana Lucía Bosé, madre del cantante Miguel Bosé y representante del neorrealismo italiano, fue homenajeada ayer por el Festival Internacional de Cine (IFF) de Panamá, donde afirmó que "el arte del cine es un oficio maravilloso".

"El arte del cine es un oficio maravilloso, pero hay que aprender a hacerlo muy bien", declaró la artista, de 85 años, en el Teatro Balboa, el escenario al que acudieron cineastas y estrellas de la industria cinematográfica internacional y nacional para acompañarla y rendirle homenaje.

A preguntas de los periodistas, la protagonista de cintas como Satiricón (1969) de Federico Fellini, dijo además que una actriz no solo debe ser bella, sino que debe poner un "esfuerzo para superar la belleza, porque no se puede ser siempre guapa ... Yo fui guapa pero ya no lo soy", dijo entre risas.

Sobre el homenaje del IFF aseveró estar "encantada" por recibir un "premio en Panamá", país al que vino por primera vez con el torero Luis Miguel Dominguín, quien fuera su esposo, y embarazada de su hijo Miguel Bosé. Éste, que vive en Panamá, acompañó a su madre en el evento y recalcó que éste era "el primer homenaje que le hacen" a su madre porque ella nunca, hasta ahora, había aceptado ser objeto de uno.

La protagonista de Crónica de una muerte anunciada (1987) de Francesco Rossi, y Muerte de un ciclista (1955) de Juan Antonio Bardem, recibió el reconocimiento de la organización y la ovación del publico que fue a verle.

La actriz, con una carrera en la actuación de más de seis décadas tras ser descubierta por Luchino Visconti, y trabajo bajo la dirección de grandes realizadores como Michelangelo Antonioni, Giuseppe Di Santis, Luis Buñuel, Marguerite Duras y Jean Cocteau, entre otros, recibió las Llaves de la Ciudad por parte de la Alcaldía de Panamá.

La directora del IFF, Pituka Ortega Heilbron, señaló que Lucía Bosé honra con su presencia esta nueva edición de la muestra. "Creo que no es IFF Panamá quien honra a Lucía Bosé, sino es Lucía Bosé quien concede un gran honor al festival y a su audiencia al hacer posible que una figura de su altura en el mundo cinematográfico nos acompañe en esta quinta edición", afirmó Ortega.

En la gala especial de homenaje, en la que se exhibió Muerte de un ciclista, participaron la actriz española Marisa Paredes, el director de la Filmoteca Nacional de España Chema Prado y el escritor venezolano Boris Izaguirre, entre otras personalidades.

"Lucía merece todos los homenajes, pero especialmente aquí en Panamá, donde nació Miguel Bosé, o sea que tiene un gran momento romántico que se le haga aquí este homenaje a Lucía", dijo la actriz Marisa Paredes.

El Festival de Cine, que tiene el apoyo del Gobierno panameño y la empresa privada, proyectará otras dos películas protagonizadas por la actriz italiana, como Crónica de un amor (1950) y No hay paz entre los olivos (1950), como parte de una retrospectiva en su honor.

El IFF de Panamá abrió jueves pasado con la proyección de Viva, una cinta cubano-irlandesa dirigida por Paddy Breathnach, producida por Benicio del Toro y con uno de sus actores, el cubano Luis Alberto García, de invitado en el país centroamericano.

La muestra, en la que se exhibirán más de 70 filmes, se celebra en la capital panameña hasta el 13 de abril en sedes como el Teatro Anita Villalaz, el Casco Antiguo, cines del centro comercial Multiplaza y también el Teatro Balboa.

México participa con 8 producciones en el Festival Internacional de Cine (IFF) de Panamá, que tiene al drama La delgada línea amarilla (2015), del mexicano Celso García, para su cierre, el próximo miércoles.

En sus cuatro primeras ediciones, el Festival ha proyectado 271 películas para más de 88.000 personas y ha llevado a Panamá más de 400 artistas internacionales, según informaron los organizadores de este evento.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios