Lola se reivindica

  • El profesor Alberto Romero Ferrer presenta en sociedad un novedoso estudio sobre la figura de Lola Flores La obra es Premio Manuel Alvar de Estudios Humanísticos 2016 de la Fundación Lara

Lola Flores vuelve a Jerez. Ella ya debutó ante el público jerezano en octubre del 39, en el Teatro Villamarta. Pero ahora lo hace "por la puerta grande de la Universidad", ante una concurrida Fundación Caballero Bonald, inmortalizada en las páginas de Lola Flores, cultura popular, memoria sentimental e historia del espectáculo, obra del profesor de la UCA Alberto Romero Ferrer, Premio Manuel Alvar de Estudios Humanísticos 2016, concedido por la Fundación Lara. Puesta de largo ayer de un libro, su presentación en sociedad, en Jerez, "en el sitio donde se tenía que hacer, para recuperar la figura de la jerezana como artista flamenca, de la copla, el teatro y el cine", apunta Romero, que estuvo acompañado en el acto por los profesores Alberto González Troyano y Diego Caro Cancela, el delegado de Cultura, Francisco Camas, e Ignacio F. Garmendia, editor de la Fundación Lara y jurado del Premio, quien aseguró sentirse "muy orgulloso de los premios concedidos este año. Ya la Fundación le publicó a Alberto un ensayo anterior. Es una joya".

"No es una biografía al uso de Lola, sino una reconstrucción de la memoria sentimental de la cultura popular a partir de los espectáculos y de las películas de la artista, que formaron parte de los años 40 del siglo pasado hasta la actualidad", explica Romero, quien cuenta que este era un proyecto "labrado hace muchos años, en el que se mezcla el gusto y la fascinación por la figura de Lola Flores. Ella era una artista que gustaba a mis abuelos y recuerdo haberla escuchado y disfrutado mucho, tanto en discos como en teatro. Poco a poco fui acumulando información sobre su figura, carteles de sus actuaciones, recortes de prensa, publicaciones sobre sus conciertos y sus bolos... Todo estaba listo a la espera de un discurso literario que los pusiera en relación. Así, hace poco pensé en hacer un trabajo sobre la historia del teatro español y vi la oportunidad de poner en diálogo la figura de la jerezana con carácter académico".

Un libro que seguramente descubrirá a una Lola diferente a la que ya conocía el lector, de esa imagen como personaje de los espectáculos televisivos, con sus juicios con Hacienda y en la boda de su hija. "Pero con esta obra yo me alejo de este discurso de los últimos tiempos, porque al lado de todo eso convive una artista fundamental. Es la flamenca más importante de la España del siglo XX y la más popular. Yo quería rendir homenaje a su figura como artista, donde tenía un talento profundo y complejo en un discurso flamenco que podría pasar hasta por antropológico".

Reconoce Romero que en la presentación de la obra, seguro que "hay mucha gente que conozca muchas cosas de Lola por razones obvias. Creo que esta cita con los jerezanos es un encuentro emocionante. Porque ella vuelve a Jerez por la puerta grande de la Universidad. Este es un reconocimiento de justicia".

Los "padrinos" del acto y acompañantes en la mesa son también "muy buenos conocedores de los ambientes flamencos y el Jerez de mitad del XX", en palabras de Romero. Esto demuestra "hasta dónde se puede llegar con un personaje tan internacional, que rompe fronteras en la España de los 50". De este modo, Alberto González destacó que con la investigación que desarrolla Alberto Romero "se intenta que el franquismo que se había apoderado de una serie de mitos, quede escindido gracias a este trabajo. El valor de Lola debe ser visto fuera de ese aspecto político. Ella asume ese gitanismo -sin serlo- que tanto prestigio da, porque comprende que le va a dar una aureola nueva a si vida artística. Ella se disfrazaba de flamenco, porque no era gitana, pero hizo de esa cultura algo suyo y eclipsó a todo el cartel artístico de la época". A su legado se suma que fue "la mejor recitadora de García Lorca. Fue la primera artista que se atrevió a grabar a Lorca en época de Franco", recuerda Romero.

Diego Caro, por su parte, dijo que la vida de Lola en este libro "representa la vida de la España de la segunda mitad del siglo XX", y auguró que la obra será "un libro de consulta obligada para entender la historia del espectáculo del siglo XX". Caro hizo un recorrido por la figura de la artista desde su nacimiento en Jerez, "una agrociudad -en aquellos tiempos- con una clase alta clara, sin clase media", hasta sus últimos tiempos, y destacó que si se volviera a escribir la historia de Lola con Manolo Caracol "sería violencia de género".

Respecto a la programación de doce meses que el Ayuntamiento dedica desde ayer a la artista, Romero apunta que cree que hacía falta "un poco de distancia del XX aniversario de su muerte, que se celebró el pasado año. Ella es una mujer que concita pasiones y expectación. Este homenaje llega en un momento justo, no llega demasiado tarde. Es el momento. Ella fue transgresora con todo en su tiempo y llevaba a Jerez allá por donde iba. Sus gestos exagerados e histriónicos, su cante, su baile... todo la hace merecedora de cualquier reconocimiento".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios