Fila siete

Lío entre hermanos

Cine Box Aqualon Puerto Huelva, CineVip Lepe, El Condado Cinemas 7 y Al Andalus Punta Umbría.- T.O.: 'Jack and Jill'.- Producción: Estados Unidos, 2011.- Duración: 91 minutos.- Dirección: Dennis Dugan.- Guión: Steve Koren y Adam Sandler basado en un argumento de Ben Zook.- Fotografía: Dean Cundey.- Música: Rupert Gregson-Williams.- Montaje: Tom Costain.- Intérpretes: Adam Sandler, Katie Holmes, Al Pacino, Allen Covert, Santiago Segura, David Spade, Nick Swardson, Geoff Pierson

Adam Sandler, siendo un magnífico actor, ha derivado su carrera hacia lo más histriónico, cómico y estrafalario en muchas ocasiones, entrando sin disimulos en la comedia grotesca y gamberra con todas las consecuencias. Como el género le resulta muy rentable a él nos remite una vez más a una de sus extravagantes invenciones. En esta ocasión prueba la suerte de otros cómicos de duplicar su personalidad, no dudando en encarnar también a la hermana gemela del personaje principal de la historia. Un travestido con el que el protagonista y coautor del guión redobla sus recursos más grotescos, bufos y presuntamente divertidos.

Y es que nos cuenta como Jaca, que vive tranquilo y confortable, se ve asediado a veces por su hermana gemela, Jis. El día de Acción de Gracias, lo que en Estados Unidos llaman Thanksgiving, que se celebra el cuarto jueves del mes de noviembre para reunir en torno a la mesa a familiares y amigos más íntimos, Jack recibe a la pesada de su hermana Jill. Durante los días que permanece al lado de su hermano lo alborota todo, consiguiendo desconcertarlo y ponerlo al borde de un ataque de nervios. Cuando la visita se prolonga más días abundan las bromas, las peleas, las discusiones y cuando ella piensa quedarse el hermano no tiene más que poner en marcha una estratagema para que ella se vaya. Esta nueva película de Adam Sandler, absolutamente previsible y prescindible, no aporta más novedad en su cómica filmografía que esa doble personalidad, como una prueba más de su versatilidad e histrionismo merecedores de mejores causas cinematográficas. Para más proyección y alardes publicitarios como el actor-productor viene haciendo últimamente adornando sus películas con rostros populares del cine, en esta ocasión cuenta con Al Pacino, que se interpreta a sí mismo, Katie Holmes y nada menos que Santiago Segura, en una de esas actitudes habituales del actor español. Son simples reclamos para dar mayor relieve a los créditos.

Por lo demás, inútil resulta ocuparse de un producto que no va más allá de hacer pasar un tiempo banal e inútil a quienes vayan a verlo y para amantes de la risa en el cine a cualquier precio. Lo que se trata por parte del autor de este desaguisado cinematográfico es conseguir una buena recaudación que amortice rápidamente su presupuesto y le permita alcanzar saneados beneficios para perpetrar rápidamente otra barrabasada por el estilo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios