Juana Bedia, en el museo

  • La muestra sobre la isla de Saltés, narrada a través de los restos arqueológicos allí encontrados, es una parte esencial de la historia de Huelva

La recuerdo vestida de faena, una niña aún, metida en las catas de las excavaciones que le trajeron hace ya un montón de años desde Torrelavega a Huelva. Contagiaba su entusiasmo por el trabajo bien hecho, por el conocimiento. Luego se fue formando al abrigo de gente importante del mundo de la arqueología, no paró de formarse, de estudiar, de investigar ni un momento. Su compromiso político la llevó a dirigir el Museo Provincial de Huelva, en todo caso su museo, porque Juana era para todos parte de ese edificio tan familiar para quienes amamos la historia, la esencia de esta provincia, de esta ciudad. Como la amaba Juana Bedia, y mucho, por cierto.

Estudiar, conocer, indagar es amar. En eso la arqueóloga nos ganaba indudablemente a todos. Ahora el Museo Provincial de Huelva, ese lugar en el que cada día que por allí voy espero encontrármela, ay, por cualquier pasillo, entre cacharros en esta o aquella otra sala, trajinando en los ubérrimos sótanos entregada a su labor de abrir el museo a todos los onubenses, le ha preparado un homenaje y no puede ser más acertado este recordar a Juana Bedia que el montaje de una exposición que es como ella, intensa y profunda, pequeña y humilde como han sido y serán todas las personas grandes, los imprescindibles, como Juana, como esa cántabra que con el mismo entusiasmo con el que llegó hará cosa de cuarenta años a su ciudad, a su Huelva, se nos ha ido pero dejándonos su sonrisa, sus mirada limpia, con esos ojos ya para siempre despiertos en nuestro recuerdo y en nuestro corazón.

Saltés es el asunto de la exposición. La historia de la isla, de una parte esencial de la ciudad de Huelva, narrada a través de los restos arqueológicos allí encontrados en distintas campañas arqueológicas. Audiovisuales, fotografías, mapas explicativos... todo un lujo y en un espacio pequeño, breve y exacto. En la sala que hay entrando en el museo a mano izquierda la tienen ustedes. Es increíble, es como si la propia Juana Bedia lo hubiera organizado y realizado, a nadie se le podría ocurrir hacer algo así, tan importante y en tan breve espacio. Entras y te enteras de qué era Saltés, de qué ha significado Saltés a lo largo de la historia, esa isla que está ahí al lado, en mitad de los ríos que son nuestros ríos, los que vertebran a una provincia y los que han dado sentido a esta provincia desde mucho antes, milenios, de que se conformara administrativamente.

Estará abierta la muestra sobre Saltés durante, esperamos, muchos meses, suficientes como para que los colegios de esta provincia de Huelva puedan acercarse al museo, puedan ver lo que Juana les ha preparado y de paso conocer un espacio que es pura ampliación de las aulas, visita obligada para los onubenses y no sólo para los escolares, que para ellos, como comprenderán, debiera ser obligatorio y de hecho lo es: tan normal es ver excursiones de estudiantes en el Museo Provincial como comprobar que Juana Bedia sigue allí, y si no me creen, vayan al museo y verán qué exposición sobre Saltés tan magnífica, didáctica y estupenda en su brevedad, nos ha montado la arqueóloga. Gracias Juana, grande tú eres entre todas las mujeres excelentes que he tenido la suerte de conocer. Te recordamos y te queremos Juana, te seguimos queriendo y cualquier día de estos, en un pasillo del museo, entre vitrinas o en cualquier sala de tu museo, contigo me encontraré. Seguro, Juana, seguro que te veré.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios