El Juan Ramón Jiménez reconoce la originalidad de la obra de Martínez-Falero

  • El trabajo 'Fundido en blanco' ha sido el ganador de la 31ª edición del certamen · El acto de entrega del premio poético se celebró por vez primera en la Casa Museo del Nobel moguereño

La presidenta de la Diputación y de la Fundación Zenobia-Juan Ramón Jiménez, Petronila Guerrero, hizo ayer entrega del XXXI Premio Hispanoamericano de Poesía Juan Ramón Jiménez, al poeta Luis Martínez-Falero, quien ha conseguido este galardón con la obra Fundido en blanco. Este premio es convocado por la Diputación y está dotado con 12.000 euros y la publicación de la obra dentro de la colección que lleva el nombre del Nobel moguereño.

En el acto de entrega del premio, Petronila Guerrero elogió el trabajo de Luis Martínez-Falero y resaltó que este escritor y profesor de Literatura de la Universidad Complutense de Madrid es "una de esas personas que respetan y veneran la poesía y que todos los días dedican un tiempo a trabajar las palabras, a buscar el nombre exacto de las cosas, a perseguir la perfección, la desnudez, la pureza". A su juicio, "sólo así, desde esa relación fervorosa y apasionada, la poesía alcanza su mejor expresión y cobra la categoría de Arte Mayor".

La presidenta de la institución provincial y de la Fundación Zenobia-JRJ destacó además la "originalidad, coherencia temática y la conseguida estructura circular" de la obra premiada, de la que detalló que es un poemario con "sustrato filosófico" que reflexiona sobre la creación poética.

Guerrero también recordó que el Premio Hispanoamericano de Poesía Juan Ramón Jiménez es un certamen "totalmente consolidado". De hecho, según puntualizó, a esta trigésimo primera edición se presentaron un total de 213 obras procedentes de España y de otros 15 países como Alemania, Italia, México, Uruguay, Colombia, Perú, EEUU, Argentina o Portugal, entre otros.

El acto de entrega del premio se ha celebrado este año en la Casa Museo Zenobia-Juan Ramón Jiménez, algo que para la presidenta de la Diputación también es especial porque "es el mejor marco posible" para este acto. En este sentido, Petronila Guerrero recordó que en los últimos tiempos la Casa Museo ha sido objeto de un amplio proceso de reformas que han permitido desarrollar un proyecto museográfico que incluye la catalogación de los fondos que había en la misma, su inventariado general y, sobre todo, la digitalización de todos los fondos.

Por su parte, el galardonado agradeció efusivamente la concesión de este premio y se mostró visiblemente emocionado por el hecho de recibirlo en la que fue la casa del poeta moguereño. "Para hablar de poesía en la casa de Juan Ramón Jiménez hace falta una entereza que yo no sé si tengo en estos momentos", aseguró Luis Martínez-Falero, quien también destacó que el Premio Nobel onubense ha ejercido "una clara influencia por vía directa e indirecta en mi obra".

Martínez-Falero explicó además la estructura circular de la obra y leyó ante los asistentes algunos de los poemas que la componen. Este poeta, nacido en Albacete en 1965, es doctor en Teoría de la Literatura por la Universidad Complutense de Madrid, donde da clases de Teoría de la Literatura. En el año 1997 obtuvo el Premio Adonais de Poesía por Plenitud de la materia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios