La Guardia: Bodas de plata para el rock romántico

Hace veinticinco años la vida era muy diferente. En pleno éxtasis de los ochenta, muchos fueron los grupos que irrumpieron en el panorama artístico de nuestro país. La mayoría de ellos, desaparecieron en el camino y, sólo algunos, han logrado mantenerse.

Entre estos últimos se encuentra La Guardia, banda encabezada por Manuel España que, de nuevo, vuelve a lanzarse a la carretera con el que su líder considera la segunda grabación, junto con la que les dio a conocer, más importante de su carrera. "Hemos intentado quitarle importancia a lo de la edad en comparación a lo que, todavía, se puede hacer. Ha sido un cuarto de siglo de rock and roll en el que nos hemos divertido y donde hemos conocido a mucha gente".

Doce títulos, interpretados junto a otros tantos cantantes diferentes, entre los que no faltan Mil calles llevan hacia ti, junto a Chenoa, Cuando brille el sol, con La Mari, de Chambao, o Donde nace el río, donde se incluye la participación de Cómplices. Y más. Mikel Erentxun, Raimundo Amador, Ariel Rot… "He llamado a todos ellos porque quería invitarles a compartir un trocito del disco", explica el solista de La Guardia en relación al proceso de selección de estos eventuales compañeros de viaje. "No soy un rockero cerrado ni de poses sino romántico, como Elvis. Me gusta tanto el flamenco como, por ejemplo, el rap y canto desde al amor hasta a las chicas o las relaciones humanas. He recuperado amigos y he hecho algunos nuevos".

Unas canciones que llegan para celebrar un aniversario para el que, la actitud, no puede ser más positiva. "No miro con nostalgia hacia estos éxitos porque vengo de tocarlos prácticamente todos los fines de semana. Por eso no es el recuerdo de una época maravillosa sino que están vivos. Son como unos talismanes". Siete álbumes originales, más cuatro recopilatorios, a los que ahora se suma 25 años no es nada, original apuesta de unos profesionales humildes que no terminan de creerse la trascendencia alcanzada por su obra. "A veces nos preguntan si somos conscientes de lo que representamos y siempre digo que no. No quiero darle más valor al hecho de que se pueda, o no, conocer lo que hemos hecho. Los topes son peligrosos y, además, corres el peligro de volverte tonto".

Recuerda España, como anécdota curiosa, la versión realizada por un orfeón de Mil calles llevan hacia ti que, en una doble lectura, podría entenderse como un himno de carácter espiritual. "Nunca pensé en una lectura en clave tan religiosa porque, en realidad, la compuse para mi abuela mientras subía por el Albaicín. Aquello es una especie de laberinto y eso fue lo que me inspiró". ¿Creyente? "Sí, supongo que algo tiene que haber. Ahora estoy en una fase mística, de hacerle bien a los demás porque, luego, recoges lo que tú antes has dado".

Una importante gira de conciertos y una campaña de promoción por todos los medios donde su presencia sea requerida son los objetivos inmediatos de Manuel España. Con él La Guardia, originalmente bautizados como "La guardia del Cardenal Richelieu", dará lo mejor de sí misma a unos seguidores que, desde su último trabajo el pasado 2007, anhelaban un reencuentro que cierra un ciclo con la mirada puesta siempre en el futuro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios